Opinión

Al menos seriedad

Pablo Bernach

Los dos últimos meses han estado ya no digamos salpicados, sino inundados de actitudes inmaduras e infantiles por un sinnúmero de grillos que se dicen políticos. Cuando las circunstancias financieras del Estado y del país, nos indican que no hay suficientes recursos públicos para atender todas las necesidades y ocurrencias de los grillos y los gobiernos.

Especialmente en los gobiernos donde este año no habrá elecciones y particularmente donde gobiernan partidos diferentes del tricolor. La semana pasada se publicó en un medio nacional, que la Secretaría de Hacienda, de acuerdo con las nuevas reglas para emitir deuda pública, ya sea ésta proveniente de bancos o de la Bolsa de Valores. Por lo cual los estados de Veracruz, Coahuila y Chihuahua, ya no tienen capacidad de endeudamiento.

En pocas palabras, que el gobierno de Javier Corral no podrá solicitar nuevos créditos, motivo por el cual tendrá que acudir a esquemas de financiamiento privado, donde los inversionistas recuperan su inversión mediante el pago de cuotas por el uso de los servicios públicos, dependiendo de la naturaleza de cada proyecto (carreteras, agua potable, etc.).

La necesidad de acudir al capital privado para resolver los problemas de infraestructura y obra pública, en su momento serán motivo de tormentas informativas y desgarramiento de vestiduras del resto de los partidos políticos, especialmente de izquierda y también por parte del PRI, que a la fecha en su tradicional cinismo y desvergüenza ni siquiera nos han pedido perdón a los chihuahuenses, por los errores, abusos y latrocinios de la pandilla de César Duarte.

Ojalá que ante este escenario dantesco, decenas de grillos al menos se comportaran con seriedad y como adultos, pero se enfrascan en pleitos de vecindad y no ven más allá de sus diminutos egos e intereses. No sería mala idea que los gobiernos en el Estado de Chihuahua abrieran departamentos de terapia psicológica, para atender a un gran número de burócratas y funcionarios de elección que todavía no superan la adolescencia.



Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *