Deportes

Astrid Márquez, cinta negra en Kung Fu a los 11 años

Practicar Kung fu me hace sentir muchas cosas, me apasiona y me da motivación para seguir: Astrid Marquez

Dentro del VII Torneo Nacional de Artes Marciales Xinju el 29 de abril en Chihuahua Capital, entrevistamos a Astrid Márquez que entrena artes marciales desde los 5 años y hoy es miembro del equipo Xinju.

Al inicio del torneo se presentó una exhibición de hombres y mujeres de diferentes edades con diferentes armas y disciplinas, Astrid Márquez participó en la muestra con abanicos. Astrid lleva 6 años y medio entrenando, se introdujo a las artes marciales cuando tenía 5 años. Al principio yo quería ser futbolista, explica Astrid, pero a mi hermano lo invitó una amiga de la escuela a ver una clase de kung fu y fui también.

Como no entrenaba y solo miraba al principio no me gustó, pero en una ocasión, el Sifú Ricardo me invitó a entrar a una clase, participar fue totalmente diferente y ya no quise salirme. Hoy todo lo que incluye el kung fu me gusta, en especial hacer formas, comentó.

“Me gusta el kung fu porque peleamos con las formas, pero no con otra persona y no tengo que golpear a nadie”

Astrid comenzó como peleadora de San Da, pero según avanzaron los años, sus horarios académicos ya no le permitieron seguir yendo a la clase, pero para no perder ese acercamiento con las artes marciales comenzó a ir a clases de Kung Fu donde empezó a aprender formas.
“Empecé a peliar por puntos y no me gustó tanto, me metí en las formas porque se me acomodaba más y me sentí mas a gusto. Las formas me gustan más porque no peleamos, peleamos con las formas pero no con otra persona y no tengo que golpear a nadie”, explicó.
Astrid nos cuenta que además de la pasión por las artes marciales, sus compañeros y hermano la han motivado a seguir practicando.

“El Kung fu es la segunda cosa más importante en mi vida, la primera es mi familia”

El Kung Fu me ha servido para poder dialogar y parar peleas dentro de la escuela y por el credo del Kung Fu he aprendido a respetar a las personas, especialmente a los mayores, comentó Astrid. Practicar Kung fu me hace sentir muchas cosas, me apasiona mucho y me da motivación para seguir. Me siento nerviosa y ansiosa, pero feliz de estar en algún torneo, tengo experiencia en varios pero siempre aprendo algo nuevo.

Astrid tiene 11 años, 6 prácticando artes marciales y hoy es parte del equipo Xinju como cinta negra. Si practican Kung fu pueden llegar a hacer muchas cosas y es sano, es algo que todos deben de probar, finalizó Astrid Márquez.



Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *