Más+//Salud

72% de pacientes con autismo tienen TDHA: Dra. Rocío Rodríguez

Hay 100 genes identificados dentro del espectro autista, 26 son compatibles con trastorno de déficit de atención: Dra. Rocío Rodríguez

En el ciclo informativo sobre autismo en el Paraninfo Universitario de la Universidad Autónoma de Chihuahua organizadas por la Facultad de Medicina y Ciencias Biométicas, los hospitales Starmedica y Ángeles así como organizaciones civiles sobre el tema la Dra. Rocío Rodríguez, neuróloga pediatra, explicó que antes no se aceptaba que se presentarán juntas dos condiciones neurológicas.

Frecuentemente, el trastorno del espectro autista (TEA) se asocia con otro trastorno o enfermedad que influye en el desarrollo, la ansiedad, la epilepsia, trastornos del lenguaje y trastorno por déficit de atención con hiperactividad (TDHA).

La Dra. Rocío Rodríguez explica que hace 3 años no se aceptaba que pudiera haber dos condiciones neurológicas juntas y todos los síntomas se le atribuían al TEA. Pero gracias a  diversos estudios, en las últimas clasificaciones por el manual de procedimientos y diagnósticos de las enfermedades mentales ya se diferencian en los pacientes con TEA otros trastornos. A partir de este cambio han aceptado la asociación entre el TEA y el TDHA, así como a las características que implica.

El trastorno del espectro autista causa alteraciones en la comunicación, crea comportamientos repetitivos, destructivos y estereotipados que asociados con el déficit de atención crea dificultades en la organización, en los impulsos y causa un incremento de movimientos, informó la Dra. Rocío.

72% de personas dentro del espectro autista pueden presentar también TDHA, sobre todo hombres

Hay un total de 100 genes identificados dentro del TEA, 26 indicaron de estos indicaron tener compatibilidad con el TDHA. Esto nos da las variaciones químicas funcionales estructurales donde vemos pacientes con el TEA con niveles altos de hiperactividad e impulsividad, dándonos así las pautas para emplear las estrategias de terapia que necesita el paciente de acuerdo con sus padecimientos y necesidades.

Las características genéticas vienen de lesiones de algún cromosoma o de duplicaciones, los resultados genéticos dan alteraciones que provocan la falta de infraestructura cerebral que recibe las sustancias químicas y alteraciones en varios receptores como lo son el glutamato, gama y lisina. Esto origina interacciones en las interacciones de las neuronas y cambios en el transporte de proteínas que viajan dentro y fuera de las células, modificando las funciones cerebrales.

Los pacientes que tienen TEA y THDA muestran alteraciones en la parte más pequeña del núcleo de la neurona y en la mitocondria, que originan cambios bioquímicos a nivel de las células del cerebro. Esto nos explica que el TEA se puede asociar con otros síndromes, enfermedades metabólicas y poder consolidar así la base farmacológica de cada caso.

Además de los factores genéticos, existen factores ambientales como lo son quiénes se convierten en padres mayores de 40 años o menores de 17 años, consumidores de tabaco y alcohol, las infecciones o enfermedades durante el embarazo y enfermedades en el sistema nervioso central en los primeros años de vida. Todos estos son factores ambientales que pueden originar que las variaciones genéticas que ya tiene el bebé pueda tener una variabilidad y pueda tornarse en las características clínicas de alguno de estos trastornos.

En el TDHA hay tres presentaciones: hiperactiva-impulsiva, inatenta y combinada (que presenta características de las dos anteriores). Es más frecuente encontrar al TEA en la etapa preescolar con una variedad inatenta y en la etapa escolar con una variedad hiperactiva impulsiva.

En los síntomas de la presentación hiperactiva-impulsiva la persona es inquieta, se mueve constantemente, corre, brinca, tiene dificultad para compartir sus asuntos personales, habla mucho, se anticipa a contestar antes de terminar indicaciones, suele ser una persona desesperada. Y en la presentación se tiene dificultad para concentrarse, entender más de dos instrucciones y un poco de atención muy disperso.

Estos síntomas deben estar presentes más de 6 meses a partir de los 6 años.  Pero hay pacientes que a partir del segundo año de vida se les puede hacer el diagnóstico, explicó la Dra. Rodríguez.

El TDHA interfiere en la concentración en la escuela, en terapias así como en actividades sociales y familiares

La asociación de TDHA y TEA, altera las funciones ejecutivas (las que dirigen el pensamiento y las emociones), presenta más dificultades sensoriales cognitivas y en la memoria del trabajo de aplicación y la atención. Así mismo las personas tienen dificultades para consolidar el sueño.

La evaluación de los terapeutas o psicólogos nos ayuda en la diagnósticación y en la decisión para el procedimiento a seguir. Se tiene que tomar en cuenta ambos padecimientos para poder dar un proceso de tratamiento adecuado e informado que beneficie y busca el desarrollo de cada paciente. Para el tratamiento farmacológico se debe tomar en cuenta los padecimientos la edad el peso la talla porque en cada paciente es diferente lo que se debe de medicar, finalizó la Dra. Rocío Rodríguez.

 



Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *