Bienvenida a nuestro portal: contenido diario, auténtico e imparcial
 

Arresto violento en el metro y sentencia a mujer les conmociona Argentina

A pesar de que en las cajetillas de cigarros se reflejan las consecuencias de fumar, hace dos años a Mariana Gómez le sucedió algo que no se menciona en la publicidad, y es que por haber fumando en el lugar equivocado terminó bajo arresto. Fue el 2 de octubre de 2017 cuando Mariana se despedía de su esposa, Rocío Girat, besándola, mientras sostenía un cigarro en la mano, en la Estación de Tren Constitución, en Buenos Aires, Argentina.

Al notar la manera en que actuaba Mariana, un policía varón se acercó a ella para pedirle que apagara su cigarro, por lo que ella intentó irse. Sin embargo, el elemento le llamó la atención. Algunos medios de comunicación comentaron que el beso que se dio la pareja fue parte de un acto discriminatorio, debido a que fue éste el que saltó primeramente a la vista del oficial, y después se dio cuenta del cigarrillo de la mujer.

Mariana, en su declaración, mencionó que ella le comentó al oficial que no había visto el cartel donde se indicaba la prohibición de fumar. No obstante, el policía le puso la mano en el pecho tratándolo de “pibe” (niño o varón), además le advirtió que iba a ser “detenido”, luego de haberle avisado a otra oficial, llamada Karen Villarreal, para apoyarlo en el arresto de la fumadora.

Luego de que llegara la oficial Villarreal, el primer oficial torció el brazo a Mariana, tirando hacia atrás y provocando que perdiera el equilibrio. Por lo que ella tomó del cabello a la oficial Villarreal a modo de reflejo, según relató, y le arrancó un mechón, pero Mariana aseguró que no había sido su intención agredir a la mujer policía.

Al final quedó establecido que la detención de Mariana Gómez se debió a la resistencia que había mostrado ante la autoridad, además de las lesiones leves ocasionadas a la oficial Karen Villarreal.

Al llevarla a la comisaría, la obligaron a desnudarse y abrir las piernas, aunque esto no esté permitido hacérselo a las personas detenidas. En la denuncia contra Mariana Gómez se mencionó que ella respondió: “ustedes son masculinos y no me pueden tocar”. También se estableció que después le dio repentinamente varios golpes de puño y una patada en los testículos al oficial Jonatan Rojo.

Durante la audiencia del martes 26 de junio de 2019, la fiscal Diana Goral pidió una pena de dos años de prisión para Mariana Gómez, quien fue puesta bajo arresto por resistencia y agresión a la autoridad. Goral justificó su pedido diciendo que todas sabemos lo que cuesta que crezca nuestro cabello.

Después de 20 meses de investigación, el 28 de junio de 2019 llegó a su fin el caso en la sala de audiencias de los Tribunales Porteños de la calle Paraguay, en Argentina, donde la jueza titular del Tribunal Oral Criminal N° 26, Marta Yungano, citó a los asistentes del juicio de Mariana Gómez a las 10:00 horas, sin embargo, esto se atrasó media hora y al final inició hasta las 11:30. Durante la cita personas de la comunidad LGBTI+ se manifestaron, acompañando a la acusada mientras vociferaban: “para Mariana absolución”. Sin embargo, esto no logró impedir la lectura de la sentencia, con la cual se le dio un año de prisión en suspenso por resistencia a la autoridad.

El 5 de julio del presente año se darán a conocer los argumentos de la decisión de la jueza Yungano. Al mismo tiempo, el abogado de la acusada, Lisandro Teszkiewicz, apelará la medida ante la Cámara y de ser necesario buscarán irse hasta la Corte Suprema. Y aunque la joven que sufrió el arresto, de 26 años, no irá a prisión, debido a que las condenas menores a tres años se suelen quedar en “suspenso”, lo que quiere decir que la persona se mantiene en libertad, la fiscal no especificó que fuera en “suspenso” cuando pidió dos años de prisión en la audiencia del martes 26 de junio de 2019.

Cabe señalar que durante la audiencia del pasado martes 26 de junio, la fiscal Diana Goral se refería a la acusada como “Mariano”. Rocío Girat, esposa de la acusada, mencionó a la prensa que su esposa se percibe mujer y son lesbianas, sin importar que a la demás gente le disguste esto. Por otro lado, la jueza Yungano, al salir de la sala de juicio el pasado viernes, se mostró burlona ante la activista Lía Ghara, quien le dijo de forma educada que era homofóbica.

No comments

LEAVE A COMMENT