Cultura

Día de Muertos en la cultura zoque de Chiapas

Para la cultura zoque la muerte es un ciclo donde el tiempo es continuo e irreparable

Se acerca el Día de Muertos, fecha en que México celebra a sus difuntos, sobre todo en los pueblos del sur del país, como Chapultenango, Chiapas, hogar de los zoque, quienes preparan la fiesta con semanas de anticipación.

Los preparativos inician dos meses antes, ya que los pobladores empiezan a buscar ingredientes para lo que ofrecerán en sus altares para recibir a sus difuntos, y tener tiempo para procesar la comida más elaborada o en su caso alistar el material que necesitan para prepararla, por ejemplo: secar las hojas de plátano para los tamales.

Día de muertos

En cuanto a la cosmovisión del pueblo zoque en el tema de la muerte, les resulta un asunto doloroso saber que un familiar tenga que partir de este mundo, pero para ellos es un ciclo  donde el tiempo es continuo e irreversible: la edad está estrechamente relacionada con el trascurso del día. Las almas pueden encontrarse en el paraíso o llegar a un lugar de sufrimiento según su comportamiento en vida.

De acuerdo con Federico Sánchez, quienes tuvieron un comportamiento excelente y tienen una muerte natural alcanzarán el paraíso, pero aquellos que se comportaron mal y llegan a morir ya sea en un accidente o por un homicidio, van a un lugar de sufrimiento.

El Dueño de la tierra, la deidad que castiga con la muerte

En la comunidad zoque existe una deidad muy importante, a la cual se le domina “el Dueño”, éste es un ente aparentemente maligno como lo describe Federico Sánchez, pues quienes han pasado su límite los castiga con la muerte. Explicó que sucede mucho cuando una persona se dedica a la caza furtiva, pues es cuando el Dueño se enoja, ya que matar a los animales para vender la carne está mal visto por él, pero si en cambio se caza para consumo personal y de manera moderada no existe ninguna consecuencia.

El Dueño también se apodera de las almas en los sueños, ya que se cree que es durante este estado cuando las almas zoques vagabundean, por lo que en la noche él asecha para robárselas, de ahí la importancia de que las personas busquen una protección.

Chapultenango Chiapas

Durante la celebración del Día de Muertos, el 1 y 2 de noviembre, en los hogares se colocan altares de siete niveles, los cuales se acomodan de la siguiente manera, de arriba hacia abajo: con la introducción católica en el primer escalón, en lo alto, se coloca la imagen de un santo; en el segundo van las fotografías de las personas fallecidas, junto con las herramientas de trabajo que utilizó en vida y se adorna con más ofrendas como frutas, panes, moles, flor de cempasúchil y aguardiente. Éste último tiene una función especial, pues se pone a la mesa para que los seres queridos beban de ahí y se relajen por el viaje que han emprendido ese día de regreso a casa.

Otras de las particularidades de la cultura zoque en este día, además de adornar con cempasúchil y usar incienso, es poner una alfombra de hojas de eucalipto dentro de la casa donde se halla el altar, con el fin de aromatizar e invitar a regresar a los muertos.

Sin duda México es un país diverso y el Día de Muertos es muy importante, sin embargo, las distintas culturas la celebran a su manera muy particular de ver y vivir el tema de la muerte.



Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *