Opinión

En pasadas elecciones mil 754 candidatas de Oaxaca fueron sustituidas ¿por qué?: Freidenberg

La doctora Flavia Freidenberg visitó Chihuahua para disertar sobre violencia política hacia las mujeres en Latinoamérica

Freidenberg es politóloga, periodista e investigadora argentina y española. Sus investigaciones se orientan hacia los procesos electorales, reformas electorales, partidos y sus sistemas. Además, ha escrito 12 libros sobre el área política-económica. Con esta frase inició tocando el tema de la violencia política.

Durante la conferencia, se habló de algo muy importante: “Más mujeres en los partido no significa más poder para las mujeres”.

“Este es un tema del que nadie habla, porque hacer política cuesta la vida, pero eso no significa que maten” así lo dijo la doctora. Lo cierto es que cuando se trata de política, las mujeres tiene un camino mucho más truncado que los hombres. Entonces,  si una mujer quiere postularse a un cargo político, es probable que en su camino se encuentre con severas dificultades. “En una democracia, no debería de costarle la vida a nadie hacer política”.

Flavia define este tipo de violencia como “todo tipo de actos u omisiones que abstengan el acceso o el ejercicio de un derecho político electoral en razón de género”.

Este tipo de violencia se manifiesta cuando una mujer involucrada en la política recibe maltrato físico, sexual, económico, psicológico, patrimonial o institucional. Cabe destacar que también se han registrado amenazas dirigidas a candidatas con el propósito de hacerlas abandonar su puesto. “Estas son situaciones que se nos ocultan, puesto que no se dan en espacios públicos” afirmó.

Dentro de este problema, se encuentran los clásicos estereotipos. Cuando un individuo quiere ejercer algún rol que según la sociedad no le corresponde, puede surgir un conflicto de ideas en la sociedad.

Existen 182 denuncias de violencia política en tan sólo 3 años, registradas hasta junio de 2017. Sin embargo, la mayoría de estas prácticas no se denuncian ni se identifican. Estas denuncias se han causado por ocultamiento de información, sustituciones arbitrarias, no brindar recursos o no pagarles la nómina por no aceptar determinadas decisiones, retención de pagos, intimidación, amenazas, violencia física que involucra su bienestar o la de su familia, entre otras.

Es bien sabido que en México existe una brecha de desigualdad entre hombres y mujeres. Pero no todos saben que esta brecha también se encuentra en los senados y cámaras de diputados. 

En el 2006 se extendió la Ley General para la Igualdad entre Mujeres y Hombres. Dicha ley establece en cada uno de sus artículos el trato igualitario entre ambos géneros. Sin embargo, 12 años después aún se sigue generando discriminación hacia la mujer. “Necesitamos leyes que tipifiquen y sancionen la violencia política en razón de género”. Sentenció la politóloga.



Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *