Más+//Salud

Hemofilia, enemiga de las artículaciones ¿qué es y cómo se atiende?

Los infantes son los más propensos a padecer de la hemofilia, esta condición puede llevar a perder la movilidad

La Hemofilia es un problema que tiene que ver con la hemorragia, es congénita y  hereditaria, quienes se ven más afectados por esta condición son los varones, ya que son quienes adquieren solamente un cromosoma X, explicó en entrevista la hematóloga Mireya Portillo quien trabaja en el Centro Estatal de Transfusión de Sangre de Chihuahua.

La hemofilia es una deficiencia de los factores de la coagulación, por lo que se sufren constantemente hemorragias; la falta de proteínas en la sangre dificulta una adecuada circulación de la sangre.

Las zonas del cuerpo mas afectadas por la hemofilia son las articulaciones, esto se llama hemartrosis, que es un derrame al interior de las articulaciones.

La hemartrosis daña principales las articulaciones de rodilla y tobillo, esto se puede detectar cuando el niño empieza a caminar, porque presenta dolores fuertes en las articulaciones y hay un aumento de volumen en la piel, esto puede ser el incido de la pérdida de la movilidad si no se detecta a tiempo en las mismas, señaló Mireya Portillo.

¿Moretones, sinónimo de hemofilia? entérate cuales son sus características principales

Otra manera en la que se presenta la enfermedad es a nivel muscular, se observan frecuentes moretones los cuales se presentan, incluso por golpes leves o estiramiento repentino, este nivel se relaciona con dolor e inflamación y su resultado puede ser que el o la paciente cojea.

Las hemorragias musculares ocurren en zonas asociadas con compromisos neurovascular, como lo son los músculos enacargados de flexionar, es decir, en donde se doblan las articulaciones como lo son tobillos, rodillas, codos entre otros, este nivel de hemofilia también debe de tratarse a la brevedad para no perder las funciones.

En cuanto la hemofilia en niñas la hematóloga señaló que es menos probable, ya que la enfermedad es hereditaria por su relación del cromosoma X; la composición en cromosomas del sexo masculinos es XY mientras que en las mujeres es XX. Esta es la razón por las cuales es mas frecuente en niños.

La especialista señaló que sí existen casos en mujeres los cuales tienen que ver con la mutación genética, esto significa que hubo una alteración en la información o una malformación genética; esto ocurre en el 25% de los casos de hemofilia detectados, sin embargo, aún no se sabe porque se altera la información genética expresó la especialista.

La hemofilia es una enfermedad que no tiene cura, de acuerdo la hematóloga Mireya Portillo, se tienen medicamentos para controlar la enfermedad, pues se han identificado los factores de la coagulación que faltan en las personas que la padecen, se les puede suministrar el factor 8 o 9 que son conocidos como liofilizado de factor y se administra por vía intravenosa 3 veces a la semana lo cual es algo relativo dijo la doctora, pues todo depende del nivel de la enfermedad.

Anteriormente cuando no se contaba con el medicamento liofilizado de factor, se hacía uso de los derivados de la sangre como plasma o crioprecipitado que es una proteína, pero la medicina ha avanzado y aunque actualmente se siguen usando derivado de plasma, solamente es el factor 8 y 9 que falta que se aplican cuando hay una hemorragia, pero lo más adecuado es que se aplique de manera preventiva.

La hemofilia puede dejar al paciente sin caminar sino sigue un tratamiento adecuado

La razón de que algunas personas solamente se aplican el medicamento cuando existe una hemorragia es porque el costo es muy elevado, en una semana se pueden requerir de 15 mil a 30 mil, pero esto es dependiendo el nivel de la hemofilia, sin embargo, el seguro popular ofrece el medicamento hasta los 10 años de edad.

La especialista recomienda a padres, madres y cuidadores de niños con esta enfermedad de acompañar el tratamiento con cursos de natación que sean adecuadas el paciente, así mismo Mireya señaló que con un esquema profiláctico del medicamento se puede llevar una vida normal sin dolor en las articulaciones, cuando el paciente no recibe el medicamento adecuado puede incluso dejar de caminar.



Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *