Nacional

En la Guelaguetza con música ofrecen homenaje a regiones devastadas tras el sismo

Con música ofrecen homenaje al Istmo de Tehuantepec en la 86° edición de la Guelaguetza en Oaxaca

En la edición número 86 de la Guelaguetza la cual se lleva a cabo cada mes de julio. El tenor oaxaqueño, Luis Adrián y más de 11 mil personas entonaron la canción “Dios nunca muere” como un homenaje a la región istemeña que fue devastada por el sismo de 8.4 en escala de richter en el mes de septiembre de 2017

La Guelaguetza  significa regalar o compartir y es uno de los eventos culturales más grandes de Latinoamérica, en el mes de julio, Oaxaca se llena de visitantes quienes acuden dispuestos a ser participes de las costumbres y tradiciones de las distintas regiones del estado, las danzas por su parte se presentan en los denominados lunes del Cerro Fortín.

En la edición 86 del evento se hizo un homenaje al temblor de 8.4 ocurrido en el mes de septiembre, la cual devastó el Istmo de Tehuantepec, en donde familias enteras salieron a dormir fuera de sus casas por el temor de que volviera a producirse una replica mientras estuvieran durmiendo.

En la apertura del evento se acostumbra a cantar la canción mixteca, mejor conocida como “tierra del sol” pero en esta ocasión se optó por cantar “Dios nuca muere” una de las canciones más representativas de la región del Istmo de Tehuantepec, la letra fue compuesta por el compositor Macedonio Alcalá.

La interpretación estuvo a cargo de la voz tenor oaxaqueño Luis Adrián, acompañado de los asistentes quienes corearon la canción de principio a fin, como un acto de honrar y cobijar a las personas afectadas por el sismo.

Como es costumbre de las y los oaxaqueños la muerte y los malos momentos no duran mucho tiempo, pues se buscan espacios de venerar a las personas y los buenos tiempos por lo que se acostumbra a hacer fiestas y esta vez no ha sido la acepción, pues a la mitad el evento le tocó a la región Istmeña compartir sus costumbres con las y los asistentes, salieron a los escenarios solemnes para luego dar paso a los bailes típicos de la región.

En la clausura del evento de acuerdo con datos del Gobierno del Estado, asistieron 11 mil personas, quienes convivieron con las 8 regiones protagonistas de la edición 2018 de la Guelaguetza. Estuvieron presentes la delegación de Putla Villa de Guerrero con sus tradicionales sones, chilenas y Carnaval Putleco, participaron también Huautla de Jiménez de la región de la cañada con sones mazatecos.

Otra de las delegaciones son Santiago Juxtlahuaca de la región mixteca con la danza de los rubios, en tanto que el grupo proveniente de Ixhuatán compartió sus tradiciones como lo es la mayordomía de la candelaria que se realiza en la región del Istmo de Tehuantepec, Danta María Tlahuitoltepec ofreció sones y jarabes mixes.

Chinas oaxaqueñas

Quienes también estuvieron presentes fueron lSan Pablo Macuiltianguis quienes hicieron pasar de un momento divertido y de nerviosismo al público con su tradicional danza del torito serrano, en dicho baile las mujeres representan el indomable carácter de los toros en tanto que los hombres representan la valentía de los toreros, en este acto más de un bailarín salió volando del escenario causando reacciones de risa y gritos de preocupación de las y los asistentes.

Otros grupos que también cautivaron al público fueron Ejutla de Crespo con su jarabe, así mismo de la zona de la costa estuvieron Santo Reyes Nopala compartiendo sus costumbres respecto a las bodas y tornabodas chatinas, así como sus danzas que son los sones y chilenas.

Mientras que de los valles centrales Zachila presentó la danza de la pluma y asunción Ixtlatepec compartió sus tradiciones con sus fiestas patronales. Por otra parte, la danza más esperada y siempre disfrutada fue el de las mujeres de San Juan Bautista Tuxtepec con “flor de piña”. Siguieron las participaciones y Loma Bonita compartió su baile rinconcito oaxaqueño.

En el cierre nuevamente se hicieron presentes las delegaciones de la región de la costa, pero ahora con San pedro Pochutla con sones y chilenas, finalmente las ocho regiones subieron al escenario a compartir sus danzas y sus sones, en una emotiva edición los pueblos que asistieron a la Guelaguetza compartieron la comida típica de sus regiones con el público.

 

 



Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *