Cultura

Marifer, chelista chihuahuense podría ser la única laudera del norte de México

En Chihuahua y El Paso, USA no hay ninguna persona con el arte de reparar instrumentos, Marifer podría ser la única en el norte del país

María Fernanda Barri Baeza, más conocida como Marifer, es una joven de 29 años, música, chelista y ha sido seleccionada como una de las 5 admisiones anuales de la Escuela de Laudería del Instituto Nacional de Bellas Artes.  Al concluir sus estudios en Quéretaro la Chihuahuense podría convertirse en la única laudera disponible en Chihuahua y el Paso, actualmente es una profesión muy demandada con pocos especialistas.

Foto: Luis Enrique Flores

La laudería es un oficio que consiste en la construcción, reparación y restauración de instrumentos de cuerda, principalmente violines, violas, violonchelos entre otros. Esta profesión es muy demandada, sin embargo las personas que se dedican a ello son muy pocas en el país, algunos de los más cercanos se encuentran en Aguascalientes y Zacatecas.

Es un área muy especializada, pues requiere del estudio a fondo de los procesos de la madera, la cromatización, el manejo de herramientas, precisión y gran paciencia. La Escuela de Laudería del Instituto Nacional de Bellas Artes es la única que oferta laudería como licenciatura, pues implica una preparación de 5 años. Además, sólo aceptan a 5 personas menores a 30 años por ciclo escolar anual, esto tras una semana entera de exámenes de admisión.

Era su primer y única oportunidad de entrar, aunque la mayoría lo logra en tercer intento, ella debía lograrlo en una

Para ser admitida Marifer necesitó un perfil muy amplio, tuvo pruebas de dibujo, canto, física, química especialmente orgánica, biología, diseño cromático, manejo de madera, transmisión del sonido y exámenes psicométricos. Especialmente en el trabajo de la madera, ella explica que antes no había tenido un acercamiento y tuvo que asistir a cursos y auxiliarse de una amiga laudera para su examen de admisión.

Y es que esta era la primera y única oportunidad de Marifer para entrar a esta escuela por el límite de edad, se siente muy orgullosa de haberlo logrado. Estará por construir su primer violín en año y medio como marca el programa escolar. La laudería la atrapó también por la creación de algo tangible a diferencia de la música que es algo más abstracto, explicó.

Un músico o música siempre requiere servicios de laudería para la reparación de un instrumento, muchas veces quienes se dedican a la música generan conexiones especiales con sus instrumentos por ello buscan especialistas para repararlos, explicó la también chelista.

Un laudero o laudera también puede construir un instrumento con las especificaciones que le pidan. Hay personas que se dedican a la reparación de instrumentos pero no son lauderos como tal y al no tener esa área especializada la calidad y el resultado del trabajo es menor.

Marifer se interesó en la música desde los 12 años, estudiaba en el Colegio Elizabeth Seton y tenía que aprender a tocar un instrumento. Además, explica que de las cosas que más ama de la música es que puede transmitir en un lenguaje que todos entienden sin necesidad de palabras. Eligió el violonchelo porque es el instrumento que más parecido a la voz humana y el timbre que tiene la atrae mucho.

Más adelante siguió interesada en la música y estudió siete años en el Conservatorio de Chihuahua al mismo tiempo que cursaba media superior. Posteriormente se dio cuenta que quería estudiar música de manera profesional y recibió mucho apoyo de su familia y comenzó una licenciatura de música en Zacatecas. Siempre me ha gustado estudiar, explica, quería muchas cosas pero llegué al punto en que conocí la música y cree música, pensaba en mi futuro y no me veía haciendo otra cosa”.

En Zacatecas encontró una maestra Yaqueline Jorge Navarro que venía de Cuba y dentro de su carrera tuvo acceso a materias selectivas entorno al violonchelo. Además como instrumento complementario llevó piano. Ella explica que siempre sintió interés por las ciencias además de la música, entonces cuando ella llevaba su instrumento con una persona dedicada a la laudería le hacía preguntas, entraba a los talleres y aprendía lo básico.

El campo de la ciencia dentro de la laudería es importante por el trabajo que se hace con la madera, para hacer un buen instrumento de madera se requiere tener en cuenta desde cuando y como se cortó un árbol, que madera es y que barniz se puede utilizar, conocer a fondo la anatomía de la madera, que es una de las materias que lleva en esta licenciatura, explica Marifer. Antes de hacer un violín tienes que imaginártelo.

Marifer Barri ha formado parte de varias orquestas y ha dado clases en la escuela donde aprendió a tocar, piensa que la formación de las personas es muy importante e incluso comparte que hay investigaciones que explican que el tocar un instrumento provoca conexiones neuronales únicas. Además impartió clases personalizadas en el programa Esperanza Azteca.  Lo que más he aprendido de la música es que también requiere de una disciplina y paciencia muy grande, pues es la manera en la que te vas desarrollando, comentó.



Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *