Más+//Educación

Leonel Barro, estudiante indígena busca crear albergue para foráneos

Los malos momentos son para mejorar: fue el aprendizaje de Leonel Barro a los 17 años

Leonel Barro, a sus 17 años decidió seguir con su educación a pesar de todo, incluso estar en un lugar completamente desconocido: la ciudad. A 4 años de emprender esta aventura, el estudiante universitario Tepehuan, originario de Guadalupe y Calvo se ha vuelto participe de varias actividades para ayudar a comunidades indígenas, estudiantes e incluso al medio el ambiente.

Leonel Barro

La educación es uno de los ejes más importantes para el desarrollo de las personas, sin embargo, hay sectores de la población que se les dificulta el acceso a ella, sin duda hay personas que hacen todo lo posible para llegar a la educación superior como Leonel Barro Julián lo ha demostrado.

Leonel Barro es originario del pueblo de Milpilla de Arriba ubicado en el municipio de Guadalupe y Calvo, Chihuahua, pertenece a la cultura tepehuana, la educación media superior la cursó en Baborigame. En 2015 el joven se encontraba terminando la preparatoria y con tan sólo 17 años tenía que decidir si seguía estudiando, pero no sabía las opciones de carreras que había o sí podría costear toda la universidad.

Fue entonces que se puso de acuerdo con un compañero para sacar la ficha en el Instituto Tecnológico de Chihuahua II, se decidieron por una carrera de ingeniería, la travesía para lograrlo fue dura, sus padres no estaban de acuerdo, no conocía la ciudad ni a nadie que le pudiera tender la mano, en esa primera vez vino con su amigo de la preparatoria quien tenía familia en Chihuahua, después de sacar la ficha se quedaron dos noches y se devolvieron a Milpillas de Arriba.

Al llegar a su comunidad empezaron a preocuparse porque no sabían los temas que debían estudiar, además no contaban con internet por lo que no estudiaron para el examen de admisión. A pesar de ello logró entrar al Tecnológico, mientras que su amigo no obtuvo el mismo resultado, por lo que regresó a su comunidad. Leonel pasó por momentos de incertidumbre ya que no sabía como pagar sus gastos en la ciudad y no tenía a nadie parra recurrir y buscar un lugar donde quedarse.

Los primeros semestres fueron los más duros para Leonel. Durante las primeras semanas se quedó con familiares de su amigo, para aportar a los gastos empezó a trabajar y llegaba al domicilio hasta muy tarde, pero esto le trajo otros problemas, al llegar tarde al domicilio la puerta ya estaba cerrada y él no tenía llaves, al final del día y del arduo trabajo y siendo un menor de edad se tenía que quedar a dormir en la calle, a pesar de las inclemencias.

Fueron momentos duros para Leonel, pero señala que esos momentos le dieron fuerzas suficientes para seguir esforzándose y no darse por vencido en ningún momento. Los malos momentos duran hasta donde uno es capaz de permitirlo, en cambio si se trabaja para cambiar la situación, seguro se tendrá una mejor calidad de vida, expresó Leonel Barro ahora que ya tiene 21 años y ha establecido redes de amigos.

La ingeniería no me permite en contacto con las personas, por eso me cambie a administración: Leonel Barro

Leonel Barro es un joven a quien le apasiona estar en contacto con las personas, ayudarles y estar al tanto lo que les preocupa o sucede, por lo que hace tres semestres decidió cambiar a la carrera de administración.

Le gusta el tema de la agricultura, por lo que ha llevado proyectos de árboles frutales a su comunidad y otras más como Samachique en donde les explicó a los habitantes como plantar los árboles y el tratamiento que se les debe dar, para llevar el proyecto primero realizó un curso y se certificó mediante la plataforma gratuita para emprendedores aprende.org de la Fundación Carlos Slim.

El joven además trabaja con la Fundación Llaguno, también pertenece al grupo estudiantil de la universidad integrado por 52 alumnas y alumnos que reúnen fondos para apoyar los proyectos de sus compañeros, como son la compra de uniformes deportivos o en los proyectos académicos, las y los estudiantes realizan venta de pasteles, comidas u otros productos para recabar el dinero, actualmente se dedican al rescate de perros callejeros.

El grupo estudiantil apoyó a Leonel con el pago de rentas cuando se le ha complicado, él a su vez participa en las actividades que se realizan para recabar fondos para otros estudiantes, además pertenece al Programa Universitario Indígena, el cual es una red conformada por instituciones como CDI, COEPI, UACH, La Salle, CIFyJ, Ulsa, Fundación Llaguno, quienes se dedican a ayudar a estudiantes indígenas económica y académicamente.

Busca crear un albergue para estudiantes foráneos, para que puedan iniciar sus estudios superiores

El estudiante actualmente está planteando un proyecto que consiste en la creación de un albergue para estudiantes foráneos, ya que en la Cd. de Chihuahua llegan muchas personas de otros municipios y estados para estudiar y que en muchas ocasiones sufren por no conocer la dinámica de la ciudad y además no cuentan con alguien con quien puedan recurrir en caso de algún problema, Leonel ha platicado con compañeros indígenas para promover el proyecto y buscar los fondos suficientes para llevarlos a cabo.

Leonel es un joven al que le gusta trabajar de cerca con las personas por lo que se involucra en varias actividades, sin embargo, también tiene un trabajo en la sección de abarrotes de la empresa Alsuper, en donde disfruta estar en contacto con las personas y tiene la oportunidad de compartir anécdotas con ellas y su servicio tiene un plus pues crea una familiaridad con los clientes e incluso dijo que comparten recetas.

Leonel es un fiel creyente que los malos momentos, no son suficientes para rendirse más bien son necesarios para seguirse esforzando y enfocarse a la meta y en buscar lo mejor siempre.



Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *