Nacional

Lienzo, estudio creador del videojuego Mulaka, despidió a creativo tras denuncia de acoso y extorsión en #MeToo

El estudio Lienzo y el periódico Reforma se posicionan ante las denuncias de acoso en #MeToo cometido por sus colaboradores

Con el movimiento de #MeToo en México se generó otro: #YoSiTeCreo, para apoyar a todas las mujeres que han decidido denunciar el acoso sufrido por escritores, editores de periódicos, cineastas y gamers, entre otros.

Con la explosión de #MeToo mexicano desde el #MeTooEscritoresMexicanos, a través de Twitter varias usuarias y usuarios han cuestionado la veracidad de las denuncias, ante ello las agredidas decidieron publicar las denuncias formales que han interpuesto por violencia, las cuales hasta la fecha no han sido atendidas, como en el caso de la denuncia penal interpuesta en contra de Miguel Becerril Gómez, editor de video de El Deforma, realizada desde 2017 y que hasta el momento la carpeta sigue abierta.

Ante esta presión de varias personas que hacen uso de la plataforma de obtener pruebas, algunas usuarias han publicado mensajes que recibieron de sus agresores o denuncias formales que ellas levantaron. Además por la poca credibilidad que se le daba a las denunciantes se tuvo la necesidad de crear el hashtag #YoSiTeCreo. Aunado a esto, se han sumado otros gremios como el de #MeTooCine, #MeTooPolíticosMexicanos, entre otros.

Édgar Serrano, creativo de Lienzo, fue separado de su cargo tras iniciar campaña de acoso contra expareja y su familia

Chihuahua se sumó al #MeTooGamers con la denuncia en contra de Édgar Serrano, quien fuera uno de los creativos de Lienzo, empresa chihuahuense que está innovando en videojuegos al incluir una temática de los pueblos originarios. Su proyecto insignia, Mulaka, es un juego de video basado en la cultura ralámuli.

Mensaje enviado por Édgar Serrano a su expareja.

La expareja del creativo denunció que tras el término de la relación, Édgar Serrano empezó una serie de acciones de hostigamientos en su contra luego de enterarse que ella tenía una nueva pareja.

Serrano empezó a agredirla enviándole mensajes, insultarla y extorsionarla e inclusive invadir la privacidad de su cuenta de Facebook. Ante la ineficacia de esto el integrante de Lienzo comenzó una campaña para dañarla con las personas que ama. Envió mensajes por correo electrónico a los padres de la joven y también a su actual pareja donde les decía que ella era una drogadicta, alcohólica y con tendencias autodestructivas.

A ella la amenazó con publicar fotos íntimas y para no hacerlo le pedía 4 mil pesos. La agredida consideró aceptar para que las agresiones terminaran, pero al solicitarle una cuenta para transferir, él se negó y pidió que fueran entregados en persona y de “buen modo”.

La relación terminó, pues al final se generaban episodios de violencia, como alejarla de su familia y sus amistades, además no le permitía tener amigos hombres, le revisaba el celular para verificar que no estuviera hablando con ningún otro. La joven, explicó que en ese momento era tanta la presión que accedía a todo lo que le pedía para evitar peleas y enojos.

Tras el testimonio, el estudio Lienzo emitió un posicionamiento donde se disculparon y explicaron que dichos actos no representaban lo que son, en lo que creen ni como tratan a su comunidad, y condenaron cualquier forma de abuso. Apoyaron la valentía de quienes se han manifestado por estas violencias, además de ello el estudio dijo que tomaron la decisión de separar al colaborador de su cargo para que hiciera frente a la situación.

Por esto, Édgar Serrano, a través de sus redes sociales, expresó reconocer su comportamiento desde hace 5 años y pidió una sincera disculpa. En otro “post” hizo pública la tristeza de que la joven haya vivido esa situación. También habló sobre la expareja de ella y cómo esa situación le “contaminó” por dentro durante mucho tiempo. Luego señaló que en una relación toxica “ambas partes salen lastimadas y tienen la culpa”.

A pesar de que este testimonio ha presentado pruebas de la violencia ejercida por parte del agresor contra la ofendida, se le sigue cuestionando a ella el por qué ha decidido denunciarlo públicamente, ya que esto le afecta. Algunas personas inclusive han mencionado que esto mancha la imagen del estudio, sin embargo, no se trata de cuestionar a la víctima ni de defender una institución, sino de preguntar por qué en las denuncias como ésta, a pesar de ser tan fuertes, las autoridades no tienen un protocolo de seguimiento claro para atenderlos, y aún cuando se habla públicamente de ellas con pruebas siguen siendo minimizadas.

Periódico Reforma cesa a Leonardo Valero, director de operaciones, tras denuncia en #MeTooPeriodistas

Otro de los casos se dio este jueves 28 de marzo, cuando el periódico Reforma anunció que cesaba a Leonardo Valero, quien fuera director de operaciones, pues fue denunciado por una de las excolaboradoras del medio por acosarla y hostigarla sexualmente, quien señaló que dichos actos duraron años y al denunciar al director penalmente ella fue removida de su cargo en el periódico.

En el testimonio la periodista inicia diciendo que había trabajado por 10 años para el periódico Reforma y durante 2007 Leonardo Valero fue su jefe durante dos semanas. Con eso le basto para acosarla durante tres meses, sin embargo, tiempo después Valero volvió a ser su jefe de área, pues ella tuvo el cargo de editora, en el cual duró 3 años y en todo ese tiempo fue acosada por parte de Valero.

La manera en que la hostigaba era haciendo apuestas para salir con ella o inventaba cenas con supuestos fines laborales. Ella, en su afán de mantener un ambiente laboral sano, accedía siempre manteniendo la distancia, sin embargo, él intentaba alcoholizarla y la presionaba para llevarla a su casa.

Al principio, ella relató, accedía, ya que la acorralaba y una vez arriba del auto le tocaba la pierna, hombro, cabello o cuello, y durante la última ocasión en la que sucedió esto ella le pidió que no la tocara. Dentro de la violencia ejercida obligó a la periodista a bajar una aplicación que borraba mensajes en cuanto estos eran leídos y con eso él aprovechaba para enviarle mensajes en tonos sexuales, y así pasó un tiempo.

En otra ocasión él le pidió salir a cenar porque había temas laborales importantes qué tratar. En esa ocasión la violencia escaló a tal grado que intentó besarla dos veces y al ser rechazado y cuestionado le restregó sus genitales en la pierna. Al día siguiente que ella acudió al trabajo al verlo se dio cuenta de toda la violencia que había estado sufriendo, por lo que decidió poner una denuncia en Recursos Humanos, la cual le fue comunicada al director y le mandó a llamar para “disculparse”. Ante esto la periodista escaló la denuncia al director editorial y de Recursos Humanos, pero le dijeron que no tenía protocolo. Ella dejó de ir a las juntas de oficina, sin embargo, le pidieron que firmara un requerimiento para reunirse de ves en cuando con Valero. Tres meses después de la queja se le pidió a la periodista ir a trabajar a Monterrey.

Ésta no fue la única denuncia que se hizo en contra de Valero, pues otra periodista también expresó haber vivido una situación similar con el exdirector de operaciones editoriales del periódico Reforma, es por ello que este 28 de marzo Valero dejó su cargo.



Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *