Más+//Derechos Humanos

#MeToo desnaturaliza la violencia contra las mujeres y les da voz en México: Martha González

#MeToo demuestra que la sociedad no estaba acostumbrada a que las mujeres denunciaran: Martha González

El movimiento #MeToo en México ha llegado para abrir la posibilidad de hablar abiertamente de la violencia que sufren las mujeres, aunque ha generado un gran impacto en la sociedad, tanto quienes han decidido apoyar a las denunciantes, como los que se han posicionado en contra y que han realizado inclusive amenazas en contra de las denunciantes.

Martha González, Susana Angélica Rodríguez Salas, Paulina Olvera Hernández
y Wendy Nallely Mejía Navarrete.

Difusuónnorte.com realizó una entrevista con la terapeuta y defensora de derecho de las mujeres, Martha González, quien dijo que el movimiento es muy válido para que las víctimas hagan denuncias de hostigamiento sexual y laboral. Además demuestra que los sistemas de justicia no son tan pertinentes o que las mujeres que sufren estas violencias no tienen la confianza ni la esperanza en la justicia.

Martha González, explicó, desde su experiencia trabajando con la terapia sistémica, que las denuncias que se están haciendo a través del movimiento lleva a la sociedad a la sensibilización.

Aunque las denuncias han sido destapadas por personas famosas, se permitió hablar del tema de manera más abierta y con ello se da la posibilidad de sensibilizar y decirle a la población que se vive en una cultura donde no hay condiciones igualitarias entre mujeres y hombres, y donde ellos se tienen permitido el hostigamiento y el acoso hacia las mujeres, lo cual ven de una manera muy natural, al grado de pensar que a las mujeres les gusta.

La terapeuta hizo alusión al comentario que emitió el cantante y compositor Armando Manzanero en una entrevista, quien dijo: “a las mujeres les gusta que les chiflen y que les digan cosas”. En este caso se naturaliza la violencia, y pasa lo mismo con las mujeres, quienes inclusive no se sienten incómodas y sucede porque la cultura y la sociedad deciden decir “no pasa nada”, y cuando se llega a sentir la incomodidad se piensa “que raro que me sienta incómoda”, aquí es cuando surge un sentimiento de culpa por parte de las mujeres.

El “no pasa nada” en el acoso desvalida los sentimientos de las mujeres

“No pasa nada”.

Con la naturalización de la violencia  se desvalidan los sentimientos de las mujeres. La terapeuta, expresó que todas las mujeres en algún momento de su vida han sido sujetas a esa violencia, la cual se ve de manera muy natural. Entonces lo que está haciendo el movimiento, a parte de las denuncias, tiende a desnaturalizar y le da la razón a las mujeres, quienes en algún momento llegaron a cuestionarse por qué se sentían incómodas ante alguna acción, palabra o mirada, asimismo muestra lo que es una violencia y un hostigamiento.

Exteriorizó que constantemente, tanto hombres como mujeres justifican las conductas violentas de ellos, quienes para validar su “hombría” violentan a otros hombres, lo cual sucede sobre todo en la etapa de la adolescencia, y finalmente proyectan esa violencia hacia las mujeres.

Las mujeres sufren más que sus agresores cuando deciden denunciar

Cuando las mujeres desnaturalizan la violencia y son conscientes, en cuestiones de abuso es raro que mientan, pues las denuncias son un reclamo real y válido para expresar lo que sienten.

En una denuncia penal, para las mujeres la situación se vuelve un desafío, ya que estar frente a autoridades que la estarán cuestionando todo y de una carpeta que exigirá pruebas no es nada fácil, y además llegan a recibir amenazas al igual que sus familias, comentó Martha González.

#MeToo permite a la mujer expresar lo que es ser víctima de acoso, hostigamiento sexual y laboral: González

Por otra parte, explicó que las críticas han tomado al movimiento como “cacería de brujas”, síntoma de que la sociedad no estaba acostumbrada a que las mujeres denunciaran precisamente por la naturalización. Y que cuando las mujeres hablan y reclaman la no violencia en los espacios públicos siempre existirá una descalificación.

Eso sucede porque se vive en una cultura donde el mandato es que las mujeres deben soportar aguantar, hacerse a un lado, poner los proyectos de vida en pausa porque ya se es madre y  se le exige sacrificio. Pero cuando ya no se está dispuesta se debe esperar esa arremetida en contra, por lo que se debe estar consciente de lo que se quiere y estar empoderada, de lo contrario cualquier situación les hará sentir mal y se estará sometida al sentimiento de culpa.

Por lo anterior dijo que #MeToo tiene la seguridad de lo que hará y eso es seguir denunciando, lo que lo vuelve una campaña muy válida y exterioriza lo tortuoso que resulta para las mujeres recurrir a otro tipo de mecanismos, más sobre la denuncia penal. Muchas veces las víctimas quieren hablar del tema públicamente, recuperarse y resarcir en lo que las mujeres creen que está bien decirlo.

La reducción de la violencia tiene que ver con la igualdad

El movimiento #MeToo plantea una reeducación, la cual sucederá principalmente dentro de los centros educativos y en el núcleo familiar, y será a base de la igualdad, además de hablar sobre las condiciones entre hombres y mujeres. La terapeuta, mencionó que mientras exista mayor igualdad, las denuncias y las violencias disminuirán, de lo contrario estas seguirán al alza.



One thought on “#MeToo desnaturaliza la violencia contra las mujeres y les da voz en México: Martha González

  1. Muy buena entrevista, Judith, Martha. Puesto que lo he vivido, siempre he afirmado que la clave para ir saneando esta patología social e histórica que es el machismo o patriarcalismo, es la denuncia, ventilar. El gran problema se da cuando la violencia (física, emocional, económica) entra en el terreno de la vida privada e íntima, más cuando en la relación hay hijos; y entonces por no hacer pública la parte privada, familiar de los hijos, por ese respeto a su privacidad, es que la inmensa mayoría de las mujeres optamos por callar. Sé que el daño es profundo y para toda la vida si la afectación es económica y laboral, si se estuvo maniatada para poder desarrollar alguna actividad económicamente productiva. Bienvenido este movimiento inevitable, porque al parecer y desgraciadamente, con el sistema neoliberal la misoginia ha aumentado. Sin embargo, para no caer en el revanchismo matriarcal, creo que quien denuncie el nombre del violentador también debe dar su nombre. El anonimato es una cobardía. Abrazos, mi querida Martha y gracias.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *