Opinión

Gracias a Kim Young-Gwon, México avanza a octavos de final en Rusia 2018

A pesar de 3 goles, incluido un autogol, México sigue soñando en Rusia, Corea héroe para la afición mexicana

La cita para definir quien pasa a los octavos de finales del grupo F el denominado “Grupo de la muerte” del Mundial de fútbol en Rusia, desde la lejanía miles de mexicanos prendían el televisor para ver el partido y otros tantos pintaron de verde el estadio de Ekaterimburgo en uno de los espectáculos de la primera fase.

Con los partidos ganados por la selección mexicana, la emoción de la afición se transpiraba en el estadio y en cada rincón del país, la alineación tricolor estuvo conformada Guillermo Ochoa, como arquero; defensas Edson Álvarez, Carlos Salcedo, Héctor Moreno y Miguel Layún; de centrocampista, Jesús Gallardo, Andrés Guardado, Héctor Herrera y de delanteros, Javier Hernández, Carlos Vela e Hirving Lozano, los once que este día hicieron sufrir a sus aficionados a pesar de pasar a los octavos gracias a dos goles de Corea.

El corazón palpitaba, se sentía la emoción por soñar que México por primera vez en su historia en los mundiales tendría un paso perfecto en la primera ronda.

Inició la jugada, los suecos habían llegado con energía agresiva, que en todo momento impedía salir a la escuadra nacional. Durante el primer tiempo el marcador cero a cero, un México que no lograba despegar y los jugadores suecos tenían el control de la cancha, supieron arrebatar la pelota, pero no rindió frutos en los primero 45 minutos.

Inició el segundo tiempo, al minuto 64 cayó el primer gol del partido por parte del sueco Ludwi Agustinsson, los rostros de los aficionados mexicanos parecían inquietos y ansiosos, pero al mismo tiempo se veía el esfuerzo para esconder el sufrimiento en un grito de apoyo como un nudo en la garganta.

Los minutos siguieron, la incertidumbre era mucho para quienes vieron el partido: a través de la televisión, desde las oficinas, escuelas, restaurantes o el edificios, también para quienes se encontraban en Ekaterinburgo. Todas y todos teníamos la misma sensación de preocupación, estábamos al borde rezos y plegarías que conocíamos para enviar las mejores vibras a nuestros jugadores.

El tiempo avanzó el segundo gol entró en la portería mexicana, por una falta cometida por Héctor Moreno, se concedió un penal para los suecos, la oportunidad que aprovecho Gransqvist el capitán de dicha selección para anotar el segundo tanto el cual estrujó los corazones de los aficionados, quienes en ese momento ya se encontraban buscando esperanzas en el juego entre Alemania y Corea, pues de ello dependía de que la selección no quedara fuera del mundial.

Edson Álvarez rompe en llanto tras su autogol

A 20 minutos de terminar el partido y el alma en un hilo, una jugada desafortunada por la defensa Edson Álvarez terminó definiendo el tercer gol a favor de Suecia. Los rostros de seguidores del tri era de tristeza, que poco a poco cambio, los cantos cesaron, en las gradas empezaron a sacar los celulares para ver el partido Alemania vs Corea, partido que se desarrollaba en Luzhniki en Moscú, que definiría el destino de la escuadra azteca.

En ese otro partido el primer tiempo transcurrió sin goles lo que hacía que México pudiera seguir soñando con pasar a los octavos, entre las ansias y los 6 minutos que se le agregaron al partido todo parecía el tri se encontraba en riesgo de quedar fuera del mundial de Rusia, el tiempo transcurrió era ya el segundo tiempo a escasos minutos de fin del juego Alemania vs Corea los jugadores coreanos Kim Young y Son Heung-min anotaron los dos goles a favor de su selección, eliminando de esta manera a Mannchaft´del mundial y otorgándole el pase al Tricolor a la siguiente etapa.

En la grada de Ekaterinburgo la hinchada nacional grito de felicidad los goles de los coreanos, pues eran los boletos para seguir soñando en Rusia y quizás soñar tal vez y solo tal vez llegar a la final como campeones de dicha justa mundialista, ya que como hemos visto con el grupo de la muerte es que cualquier cosa puede cambiar.



Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *