Opinión

Pemex de mal en peor gracias a los nuevos jeques petroleros mexicanos

Javier Pizarro

Con indolencia deliberada desmantelaron y paralizaron refinerías mexicanas; el sistema nacional trabaja a 40% de su capacidad

 La reforma energética aprobada en este sexenio lejos de traer beneficios para el país y para las y los mexicanos, ha propiciado una vertiginosa e impresionante caída de la producción del crudo, así como el encarecimiento de la gasolina, el diésel y el gas.

Le informo: La producción de petróleo crudo se desplomó 25% en febrero, pasó de 2.5 a 1.9 millones barriles diarios. La elaboración de productos petroleros cayó 56%, al pasar de un millón 457 mil barriles al día a solo 664 mil. La elaboración de Gasolina se redujo 62%, pues de los 437 mil barriles que se producían al día, ahora se producen solo 164 mil barriles diarios. El diésel bajó todavía más, 70% y el gas licuado 33%.

Este desplome trajo como consecuencia un alza en la importación de la gasolina, 70%, y de 116 % en el diésel.  ¿La razón de este desbalance? La indolencia deliberada para favorecer a las petroleras trasnacionales. Tan es así que se desmantelaron y paralizaron refinerías mexicanas por lo que el sistema nacional de refinación trabajará solo al 40% de su capacidad.

Como es lógico lo anterior provocó un saldo negativo de la balanza comercial de Pemex 10 veces mayor al existente antes de la reforma energética y en paralelo, un incremento del 56% en el precio de la gasolina Premium, del 50 % en la magna y el diésel. El gas licuado del petróleo se disparó también un 44%. Estamos refiriendo solo de las alzas registradas hasta febrero de este año. En marzo, abril y mayo, los incrementos han sido mayores y según los analistas, se espera un alza significativa en julio una vez que pase la elección.

Los únicos beneficiados con la reforma energética son los que privatizaron este recurso natural que durante décadas dio sustento a la economía mexicana y las finanzas públicas y se han convertido en los nuevos jeques petroleros de México.

Carlos Salinas de Gortari compró 4 plataformas petroleras marítimas a un precio muy por debajo de su valor, Emilio Gamboa Patrón, 2 plataformas y una isla privada ubicada cerca de los pozos de extracción. Pedro Aspe Armella es propietarios de 2 plataformas marinas de extracción de crudo.

Peña Nieto compró 4 plataformas y acciones de 5 más. El líder sindical petrolero, Carlos Romero Deschamps, también compró dos plataformas y es el huachicolero más acaudalado. Vicente Fox compró acciones de Exxon y Shell y 4 plataformas. Mario Flavio Beltrones compró acciones por activos de Pemex.

Félipe Calderón Hinojosa es accionario de Pemex y asesor de petroleras internacionales como Mobil y Exxon

Es por eso que todos ellos se oponen a que el petróleo crudo se refine en México. Lo que les deja ganancia y mucha, es mandar el crudo a refinar a Houston, Texas, a precios bajos y comprar gasolina, diésel y Gas a precios caros. Al cabo quienes la pagamos somos los mexicanos.

Fuentes de información: Columna  México S.A de Carlos Fernando Vega y artículo de Alfredo Jalife-Raheme, analista especialista en relaciones internacionales, economía y geopolítica global.



Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *