Opinión

Para ti, ¿qué es la maldad?

El desarrollo de la maldad tiene que ver con factores como la violencia y las experiencias a las que se expone diariamente

Si hablamos de maldad podemos pensar en grandes criminales y en algunos casos lo relacionamos con las pocas oportunidades que tuvieron para un futuro mejor, como en el caso del capo más buscado, el Chapo, pero la maldad está en toda la sociedad, sin importar el nivel socioeconómico.

La maldad es todo aquello que lleva a hacer daño a otras personas, plantas u objetos, estas acciones se llevan a cabo con la intención de generar un sufrimiento, como lo hemos escuchado muchas veces todas y todos tenemos un poco de maldad y es cierto, lo hemos desarrollado en distintos niveles. Una persona “normal” desde luego presenta un nivel de maldad mucho más bajo a comparación de un “criminal”.

El bien y el mal.

Mientras que el primero se atreve a realizar acciones pequeñas para molestar al otro, un criminal va mucho más allá, empujado por sus deseos de hacer año y tal vez obtener un beneficio a cambio. En el país diariamente se hablan de secuestros y asesinatos, así como del narcotráfico.

Como el caso vigente de la detención de Joaquín Guzmán Loera, mejor conocido como el Chapo y quien fuera el hombre más buscado en el mundo después de Osama Bin Laden, actualmente está acusado de ser el jefe de una organización internacional multibillonaria dedicada al tráfico de drogas que han causado muertes y secuestros.

El capo fue detenido en 2016 por última vez en el país, luego en 2017 fue extraditado a Estados Unidos, ahora se encuentra confinado en un espacio de seis metros de largo por tres de ancho en un ala del Centro Correccional Metropolitano de Manhattan, Nueva York. Se busca que el Chapo reciba cadena perpetua, los juicios continúan y las pruebas que se han presentado son las llamadas interceptadas del capo con alguno de sus colaboradores.

Mucho se habla de lo que lo llevó a ser líder de una organización como ésta, y una de las principales razones se dice que fe la pobreza. En general las personas involucradas en este tipo de vida resultaron haber tenido una condición de rezago social durante su niñez y juventud.

Pero el desarrollo de su carácter va mucho más allá, el motivo principal no es la pobreza, aunque forma parte de ese todo que los llevó a ese camino. Diríamos más bien que se forjaron de las experiencias que vivieron, digamos que una persona ya sea rica o pobre vive en un hogar feliz, sin violencia familiar, problemas de alcoholismo o drogadicción, la niña o el niño cuando crezcan tendrán una visión amable de la vida.

La maldad se forja por las experiencias que viven las personas.

Ahora en el caso contrario, cuando una persona crece en un hogar, rodeada de personas que a diario suelen cometer acciones que pueden causar daño, esta persona crecerá con cierto rencor, además de normalizar la violencia y tomará ésta como una forma de vivir.

Aunque quienes crecen en un hogar feliz no necesariamente serán todas personas más felices o más bondadosas, al igual que en el caso contrario, no todos desarrollarán más el nivel de maldad, como en todo habrá sus excepciones.

Como lo he mencionado anteriormente, todos poseemos maldad y bondad, y son muchos los factores que pueden desarrollar lo uno o lo otro, que va desde las experiencias hasta lo neurológico. Es un estado donde las personas suelen perderse y se vuelven incapaz de empatizar con otros.



Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *