Más+//Ambiental

Luchan por rescatar al lobo mexicano; 37 ejemplares han sido liberados

Una de las peores décadas para el lobo mexicano fue en los 50’s, cuando se realizaban campañas masivas para envenenarlos o cazarlos

El lobo mexicano o Canis lupus baileyi, especie en peligro de extinción, ha sido reproducido actualmente en cautiverio para luego liberarlo en su hábitat natural, como parte del Programa de Conservación de Especies en Riesgo (Procer). Este proyecto es un trabajo en conjunto entre México y Estados Unidos con el Plan de Recuperación del Lobo Mexicano.

Lobo mexicano.

Durante la década de los años 50 se redujo significativa la especie del lobo mexicano por la casería indiscriminada y el envenenamiento. Al sur de Estados Unidos y al norte de México se realizaron campañas intensas de erradicación que consistían en la cacería, trampeo y envenenamiento de lobo.

Para los años 70’s, el lobo ya había sido erradicado del suroeste de EEUU y México, por lo que en 1976 fue incorporado a la lista de especies en peligro de extinción en el país vecino. En tanto que aquí hasta la entrada del milenio se le consideró en la categoría de extinta (NOM-059-SEMARNAT-2001), por otra parte, a nivel mundial se le considera en la categoría de baja preocupación.

De acuerdo con la información de registro de la Comisión Nacional para el Conocimiento y Uso de la Biodiversidad (Conabio), entre 1977  y 1980, Roy T. McBride, contratado por el Servicio de Pesca y Vida Silvestre de Estados Unidos, capturó cinco lobos en Durango, de los que la única hembra estaba preñada, de ahí se inició el Plan de Recuperación del Lobo Mexicano. Hasta 2017 el plan tenía 300 ejemplares en centros de conservación y zoológicos de las dos naciones.

El programa Procer, a 10 años de su creación y hasta 2018, había realizado 11 liberaciones de lobos en su hábitats, una de ellas se llevó a cabo en febrero de 2018, cuando cinco ejemplares volvieron a la libertad. Desgraciadamente, el principal riesgo que enfrentan es la caza.

Chihuahua es una de las zonas idóneas para la reintroducción del lobo mexicano

Plan de Recuperación del Lobo Mexicano.

La subespecie tenía su hogar en el suroeste de EEUU, principalmente en los estados de Arizona, Nuevo México y Texas, hasta la Sierra Madre Occidental, Sierra Madre Oriental y el Eje Neo Volcánico, en los estados de Sonora, Chihuahua, Durango, Sinaloa, Zacatecas, Jalisco, Coahuila, Nuevo León, Tamaulipas, San Luis Potosí, Guanajuato, Querétaro, Hidalgo, Estado de México, Morelos, Puebla y en las montañas de Oaxaca.

De acuerdo con un documento respecto a mamíferos terrestres realizado por la Comisión Nacional de Áreas Naturales Protegidas (Conanp), la subespecie del lobo mexicano es la más pequeña de Norteamérica, posee la cabeza grande, el hocico corto y grueso, la nariz ancha y ojos pequeños.

Las orejas son cortas, redondeadas y erectas, el pelaje es largo de color café o grisáceo en el dorso y se vuelve más claro en el vientre y patas. Las medidas del lobo varían entre 130 a 180 cm de largo total y la altura oscila de 60 a 80 cm, esto de acuerdo con la información de la Secretaría de Medio Ambiente y Recursos Naturales (Semarnat). El peso en los machos va de 30-40 kg, mientras que en las hembras de 25-30 kg. Su dentadura es idéntica a la de los perros y está compuesta de incisivos 3/3, caninos 1/1, premolares 4/4, molares 2/3 y cuentan con un total de 42 piezas dentales.

De acuerdo con Conabio, las regiones del país que cumplen con los requisitos para permitir la reintroducción de los lobos son la Sierra Madre Occidental Zona Norte, que abarca Sonora y Chihuahua; así como en la Sierra Madre Occidental Zona Sur en Durango y Zacatecas; y en la Sierra Madre Oriental, el norte de Coahuila, Sierra del Carmen, Serranía de Nuevo León y Tamaulipas. Aunque en 2008 los ganaderos mostraban una actitud de rechazo, poco a poco se ha conseguido la aceptación de este importante proyecto.



Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *