Más+//Derechos Humanos

Regina iniciará 2019 con su identidad legal, es la séptima mujer trans en recibir su acta

Pasaron 6 años desde que Regina Gardea inició su proceso de transformación física y 9 meses para desprenderse de un nombre que no era suyo

MaiteéRegina Gardea González se vuelve la séptima mujer trans en recibir su cambio de identidad a través de un acta, la cual fue posible debido a las gestiones realizadas por la asociación Cheros AC, en conjunto con Protrans, Organización Unión y Fuerza de Mujeres Trans Chihuahuense AC y México Igualitario, quienes promovieron un amparo en la Suprema Corte de Justicia de la Nación, el cual resultó a favor de Regina para finalmente obtener su acta.

Maite Regina Garde Gonzalez

Fueron 9 largos meses en los que Regina estuvo luchando para obtener un papel que la representara ante la sociedad, que mostrara su verdadera identidad y no la hiciera perder oportunidades ante los ojos de quienes la interpretaban. Tres décadas pasaron para que pudiera completarse tal y como era, aunque desde hace más tiempo ella era Maité Regina.

Ella espera recibir respeto por parte de la sociedad, y que con estos cambios de identidad realizados en el estado se fortalezca la lucha de las mujeres trans y se logre dignificarlas en todo momento. Maité, recuerdó que en 1999 sufrió de discriminación laboral, cuando se acercó a una maquiladora para aplicar para un puesto de trabajo, pues a pesar de que cumplía con los requisitos de la convocatoria, no llenaba los estereotipos de la sociedad.

¿Qué era para Regina ser mujer trans en 1999 en ciudad Cuauhtémoc?

Al tener cabello largo, vestir con ropa femenina y entregar un nombre que no correspondía a su físico, los contratistas le pidieron que se cortara el cabello o en todo caso lo ocultara con una gorra, pero finalmente no la aceptaron. Enfatizó que en ese tiempo para las mujeres trans era muy complicado vivir.

En primer lugar porque se les señalaba como hombres vestidos de mujeres y se referían a ellas con palabras despreciativas como “joto” o “maricón”, además eran perseguidas por la policía. Tener el cabello largo era sinónimo de detención segura, expresó Regina, además al salir de casa preferían hacerlo al momento en el que el sol se ocultara y aún el miedo siempre estuvo presente, porque en cualquier momento se les podía detener y ello implicaba humillaciones y vejaciones por parte de los agentes, pues más de uno les decían que si no querían ser detenidas debían ofrecer sexo oral y luego las abandonaban en lugares alejados de la sociedad.

Maité Regina.

Estas eran las implicaciones de ser mujer trans en 1999 en ciudad Cuauhtémoc, de donde es originaria. Actualmente Maité radica en la ciudad de Chihuahua. Relató que al llegar a la capital fue recibida con los brazos abiertos y tuvo apoyo de la ya fallecida activista Carmen Tarín, quien le dio mucha fortaleza para buscar que se respetara su identidad.

Sin embargo, siguió comentando, en su ciudad natal se enfrentó a varios retos sociales desde poder caminar por la calle hasta ser aceptada en un trabajo, como en el año 2000 cuando decidió empezar a trabajar en un restaurante y al momento que le pidieron sus documentos para registrarla en el IMSS le pidieron que se marchara.

También nos contó que en el momento en que acudió a sacar su credencial fue humillada por la persona que estaba encargada en realizar el trámite, pues al momento de pronunciar el nombre que le habían asignado sus padres y no cuadrara con su físico, la persona empezó a reírse, al igual que el resto de quienes estaban presentes.

En 2012 inició con su tratamiento de hormonas para conseguir su transformación física, y a inicio de 2018 en conjunto con diversas asociaciones comenzó su proceso de cambio de identidad. Fueron muchos retos, falta de oportunidades y humillaciones los que enfrentó, que ahora al tener su acta representa un gran triunfo. Sabe que las oportunidades las podrá tomar sin limitantes y no habrá más motivos de discriminación. Además se siente plena y digna de respeto.



Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *