Opinión

Caso Sandra Vaca ¿Puede haber presunción de inocencia en un Estado de impunidad?

Efectivamente no hay averiguación previa contra Sandra Vaca, pero tampoco hubo investigación del hecho por la procuraduría capitalina

Cuando se tiene la certeza de que en el proceso jurídico las instituciones responsables de investigar, como lo fue la procuraduría capitalina, actuarán para proteger los intereses de quienes fueron denunciados, puesto que detentan poder e influencias, y los responsables actúan simulando impartir justicia para evitar que se transparenten las responsabilidades, entonces resulta sumamente endeble el principio de presunción de inocencia.

El reciente caso del nombramiento de la diputada del PRI Sandra Vaca Cortés como presidenta de la Comisión de Niños, Niñas y Adolescentes desató un enojo social y la exigencia de su destitución, esto debido a que Vaca Cortés fue señalada en una investigación periodística publicada en 2014 como reclutadora de una red de prostitución al interior de la dirigencia del partido en la Ciudad de México.

Tonatiuh González Case

La presidencia de dicha comisión fue retirada a Sandra Vaca la Diputada plurinominal por el PRI en el Congreso de la Ciudad de México, debido a un fuerte rechazo de organizaciones de la sociedad civil y ciudadanía inconforme que realizaron diversos posicionamientos y contrapeso a esta decisión del Tricolor. Sandra Vaca asumió la diputación luego de la extraña renuncia de quien fuera titular de la curul Edna Mariana Gutiérrez el mismo día del inicio de la legislatura.

Al anunciarse la decisión de retirar a Sandra Vaca como titular de promover los derechos de infancia y adolescencia, el coordinador de la bancada del PRI Tonatiuh González Case reprobó las acciones ciudadanas en contra de Vaca Cortés calificándolas de “violencia política por razones de género al relacionar a la diputada con la red de prostitución pues nunca fue sentenciada, ni siquiera tiene alguna averiguación previa en su contra”.

El argumento en defensa de la diputada que expresa González Case presenta al sistema jurídico mexicano y a la sociedad en general un punto importante, al considerar que el principio de “presunción de inocencia” es un pilar de los derechos humanos y debiera ser garantía en todo proceso judicial: dado que no hubo una sentencia contra la diputada se podría pensar que este principio garante se está violando.

La impunidad anula la certeza jurídica, mina el respeto y credibilidad de la sociedad en sus instituciones responsables de impartir justicia

Pero hay otro hecho que resalta de la declaración del Coordinador del PRI, al enfatizar “ni siquiera tiene una averiguación previa en su contra” y este hecho sustenta un grave problema que hace visible el deterioro de las instituciones responsables de impartir justicia; deterioro que trae como consecuencia la pérdida de “certeza jurídica”, otro principio del derecho mexicano cuya ausencia exacerba la confrontación entre la ciudadanía y sus instituciones.

Declaración de Sandra Vaca al asumir la diputación

Tiene razón al afirmar que no existe averiguación previa contra la diputada Vaca Cortés, ya que en realidad tampoco existió una investigación a fondo del caso; nunca se esclarecieron los hechos; jamás la autoridad investigadora presentó ni delimitó las responsabilidades en la operación de dicha red de prostitución. Entonces, ¿cómo tener por cierta la inocencia de la diputada, si nunca se investigó la realidad denunciada?

La única respuesta presentada fue la inexistencia de pruebas suficientes para vincular a Vaca Cortés y su entonces jefe Cuauthémoc Gutiérrez de la Torre con la operación de la red de prostitución documentada. A esta insípida respuesta siguió la decisión de la procuraduría capitalina de no continuar con la investigación.

La falta de claridad e investigación en un hecho claramente documentado, solo abre un escenario de impunidad y dudas, con demasiadas interrogantes abiertas, que deja a una sociedad con la sensación de impotencia e indefensión frente a las instituciones responsables de impartir justicia.

El problema de fondo por el que la impunidad rompe toda posibilidad de respeto a los principios del sistema judicial mexicano, es que mina a las instituciones responsables de impartir justicia, y les hace perder la credibilidad ante la sociedad para la cual dirimen controversias.

Entonces, cuando a ninguna institución le interesó investigar y aclarar el hecho de la red de prostitución denunciada, cómo demanda el Coordinador del PRI que la sociedad ignore lo ocurrido para acatar las disposiciones legales que proponga la diputada y ademas se sienta satisfecha con invertir sus impuestos en mantener la dinámica de vida de dicho grupo político.



Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *