Chihuahua

Se implementa el Sistema Piloto de Tratamiento Terciario de Agua Residual Tratada en Chihuahua

Con el Sistema Piloto de Tratamiento Terciario de Agua Residual Tratada se busca que el agua del subsuelo sea exclusivamente para consumo humano: Roberto Lara 

El 11 de diciembre la Junta Municipal de Agua y Saneamiento (JMAS) inauguró el Sistema Piloto de Tratamiento Terciario de Agua Residual Tratada en la ciudad de Chihuahua en la Planta Tratadora Norte, la cual procesa 200 litros de agua al día. Respecto al sistema se busca que el agua tratada pueda ser apta para su uso en la industria, garantizando de esta manera que el vital líquido sea exclusivamente para el consumo humano.

De acuerdo con el presidente de la JMAS, Roberto Lara, “toda el agua de primer uso que emplea la industria, es decir, que extrae del subsuelo, es agua que le estamos quitando a los habitantes, por eso el agua de primer uso debe ser única y exclusivamente para el consumo humano”.

Planta Tratadora Norte.

Lo que respecta a los funcionamientos, el sistema busca que el agua posterior al tratamiento secundario de la planta se someta a un tratamiento terciario para eliminar los sólidos disueltos que permanecen en el líquido, dicho proceso consta de cinco etapas.

En la primera sucede la neutralización del cloro por medio de tiosulfato de sodio para evitar daños a las membranas de ósmosis. Éste es el movimiento de molécula a través de una membrana parcialmente permeable porosa. Ya en la segunda etapa es el filtro de sedimentos o filtros multimedia, éste tiene varias capas de diferentes medios filtrantes como grava, arena, antracita y carbón activado, sirve para remover sólidos en suspensión de mayor tamaño y protege la vida y saturación de las membranas de ultrafiltración (UF) jmnhiuy ósmosis inversa.

La tercera etapa es la ultrafiltración (UF) filtración de membrana, en la cual se eliminan sólidos suspendidos, bacterias y virus para producir agua de alta pureza con una baja densidad de sedimentos. Pueden retener partículas de 0.001 – 0.1 micras. En esta etapa se adiciona ácido peracético para evitar formación y crecimiento de algas o biopelículas que tapen las membranas de UP que es la ultrapurificación u OI que es la ósmosis inversa.

Saneamiento de aguas residuales.

La cuarta etapa es donde sucede la OI, ésta es una tecnología de purificación del agua que utiliza una membrana semipermeable para eliminar iones y moléculas, para lo cual se aplica una presión de 10 a 100 Bar o atmósfera, la OI también retiene prácticamente todas las partículas y sales, con esta técnica se puede lograr obtener agua potable.

En la última etapa se realiza la desinfección UV, éste es un proceso físico que neutraliza los microorganismos instantáneamente cuando pasan a través de las lámparas ultravioleta sumergidas en el efluente. El proceso no añade nada al agua excepto luz UV, por lo que no tiene impacto sobre la composición química o en el contenido de oxígeno disuelto en el agua. Con ello se asegura el cumplimiento con la normativa de descarga del efluente de agua residual.

El uso de la UV tiene ventajas como que no tiene un impacto negativo en el medio ambiente a comparación con la desinfección con base química como cloro o gas, además ofrece un ahorro en los costos tanto en la construcción  como en su operación alargo plazo.



Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *