Bienvenida a nuestro portal: contenido diario, auténtico e imparcial
 

Ejido Caborachi, mejoran aprovechamiento del bosque y gobernanza ambiental

El Proyecto Tarahumara Sustentable contribuyó en la gobernanza ambiental del ejido Caborachi, del municipio de Guachochi, Chih., al apoyar sus procesos de manejo forestal sustentable con la implementación de mejores prácticas, desarrollo de infraestructura y fortalecimiento de capacidades.

El Proyecto Tarahumara Sustentable contribuyó a fortalecer la gobernanza ambiental en el manejo sustentable en el ejido Caborachi. Para el proyecto se entiende como gobernanza ambiental el conjunto de mecanismos, procesos, relaciones e instituciones, por medio de los cuales ciudadanos y grupos articulan sus intereses, ejercen sus derechos y obligaciones, y median sus diferencias respecto al uso y conservación del ambiente.

Desde 2015, el Proyecto Tarahumara Sustentable (PTS), impulsó esquemas de participación y colaboración, fortaleciendo la gobernanza ambiental en el área de influencia.

Para lograr este fortalecimiento en el ejido Caborachi, del municipio de Guachochi, Chih., el Proyecto Tarahumara Sustentable colaboró en el cumplimiento de los estándares de mejores prácticas establecidas por el Consejo de Administración Forestal (FSC por sus siglas en inglés: Forest Stewardship Council), además de apoyar en la gestión y cooperación de distintos actores clave a nivel local para lograr una mejor infraestructura en el ejido y fortalecer el modelo de comunidad instructora a través del fortalecimiento de capacidades a Promotores Forestales Comunitarios en diversos temas como la gobernanza ambiental, el manejo forestal, los servicios ecosistémicos, entre otros.

En entrevista con Alfonso Caraveo, presidente de la Unidad de Manejo Forestal (UMAFOR) del municipio de Guachochi, mencionó que uno de los grandes retos que enfrentan los bosques es la tala ilegal de árboles y la inseguridad, es por ello que quienes viven en la región buscan mejores formas de organización para favorecer la gobernanza ambiental y el bienestar de los habitantes de la zona.

Desde sus inicios, el Proyecto Tarahumara Sustentable ha trabajado en el municipio de Guachochi para impulsar la construcción de procesos participativos por parte de agentes locales y regionales, y más importante, en acompañar proyectos de desarrollo que mejoren las formas de sustento y calidad de vida de sus habitantes. Dicho acompañamiento ha sido un soporte y un factor clave para concretar iniciativas y procesos productivos ya encaminados.

Hoy en día el ejido Caborachi cuenta con la certificación de manejo forestal FSC, lo que les ha permitido acceder a otros mercados, fortalecer la dinámica financiera de quienes tienen participación en el ejido, pero sobre todo ha permitido conservar sus ecosistemas naturales y culturales.

En el aspecto técnico y con el fin de mejorar las capacidades técnicas de quienes intervienen en el manejo forestal de los bosques, como es el caso del ejido Caborachi, el Proyecto Tarahumara Sustentable promovió visitas de intercambio de experiencias con ejidos de los estados de Jalisco y Puebla, donde 95 personas de los municipios de Balleza, Bocoyna, Guachochi, Guadalupe y Calvo, Guerrero y Ocampo, del estado de Chihuahua, pudieron conocer, compartir e intercambiar experiencias y buenas prácticas de manejo forestal.

Dichas visitas se convirtieron en oportunidades de intercambios para detonar habilidades necesarias en áreas de manejo forestal como diversificación productiva, ecoturismo y desarrollo rural con enfoque de conservación. Además, se establecieron vínculos de aprendizaje con personal técnico y comunitario de estos estados reconocidos por sus buenas prácticas.

En coordinación con la CONAFOR y buscando fortalecer los procesos de gobernanza ambiental, el proyecto apoyó en la capacitación de promotores forestales en el ejido Caborachi, consolidándola como comunidad instructora y, a la par, como estrategia para lograr una participación activa de los ejidos y comunidades en el manejo sustentable de los bosques. Logrando capacitar a 80 personas procedentes de los estados de Chihuahua, Nuevo León, San Luis Potosí, Sonora y Zacatecas con diversos temas relativos al desarrollo forestal comunitario, servicios ecosistémicos, gobernanza ambiental, legislación ambiental y biodiversidad.

Durante dos años impulsó la operación de 14 Promotores Forestales Comunitarios (PFC) en nueve ejidos: La Soledad, Caborachi y Aboreachi, en Guachochi; Munerachi, en Batopilas; Baborigame, en Guadalupe y Calvo; San Juan, La Pinta y El Caldillo, en Balleza; y Porochi, en Urique, a donde asistieron cuatro mujeres y diez hombres. La función de los PFC es apoyar a la Asamblea ejidal con asistencia técnica, gestión de proyectos, traducción y en la generación de acuerdos para el fortalecimiento de la gobernanza ambiental de los ejidos.

En los últimos años Ejido Caborachi ha fortalecido significativamente su gobernanza ambiental: Alfonso Caraveo

 

Hace cinco años una de las dificultades en la región era la falta de comunicación, pues en las reuniones no se llegaba a ningún acuerdo, pero ahora el diálogo fluye y se logran consensos. Dada la importancia de impulsar los acuerdos de cooperación, mecanismos de redes y/o nuevos instrumentos de apoyo al sector medio ambiental, esto representa un gran cambio al superar discrepancias y construir soluciones a problemáticas.

Con los resultados anteriores se reflejan mejores condiciones sociales, económicas y ambientales en las comunidades, esto requiere sumar voluntades, diálogo, reuniones y trabajo en equipo. Cada logro, como lo es la certificación internacional, les lleva a una mejora continua en la preservación de su capital natural, implementando prácticas que aporten a la sustentabilidad y, con ello, generan bienestar para quienes viven ahí.

No comments

LEAVE A COMMENT