Más+//Salud

Hospital General dejó a mujer sin atención médica y con compresa en su vientre por 10 meses; CEDH emitió recomendación

Perdió 20 kilos, y parte de su intestino delgado se vio afectado

Tras una mala práctica médica realizada a una paciente que dio a luz en septiembre de 2016, se decidió interponer una queja ante la CEDH, pues además de perder 20 kilos, tuvo que someterse a una operación para que le extrajeran una compresa, la cual afectó su intestino delgado. Ahora la Comisión Estatal de Derechos Humanos pidió se sancione a servidores públicos correspondientes.

La Comisión Estatal de los Derechos Humanos (CEDH) en este 2019 ha emitido 13 recomendaciones a diversas instituciones y niveles de Gobierno. En este sentido la 04/19 está dirigido al Dr. Jesús Enrique Grajeda, secretario de Salud, por una mala práctica médica del caso de una mujer que dio a luz en el Hospital General del Estado en septiembre de 2016. En ese entonces se le practicó una cesárea que aparentemente había salido bien, pero quienes le atendieron le habían dejado material quirúrgico en el cuerpo.

Durante la cesárea, a la paciente le dejaron una compresa dentro.

Después de dar a luz, al paso del tiempo empezó a tener problemas: perdió peso, le dieron náuseas y detectó abultamiento en el vientre, por lo que se le realizaron varios estudios donde se dieron cuenta que había un cuerpo extraño, lo que resultó ser material quirúrgico.

Por lo anterior se le sometió a operación, donde le notificaron que le habían cercenado una buena parte del intestino delgado, lo que complicó aún más su salud, pues le quedaron secuelas físicas y variados efectos secundarios.

Por lo que la afectada el 3 de noviembre de 2017 decidió interponer una queja en contra del Hospital General “Doctor Salvador Zubirán Anchondo”, así como en contra del doctor, ginecólogo, doctor residente, enfermera instrumentista y enfermera circulante que intervinieron en la cesárea.

La afectada, señaló que firmó unos documento donde se le indicaba aceptar todos los riesgos que podía implicar la cesárea, sin embargo, no se le explicó nunca que de esos riesgos podría ser el dejarle material quirúrgico dentro de su organismo. Asimismo se le indicó que el hospital pertenecía al Sistema Nacional de Residencias Médicas, por lo cual algunos de los procedimientos son realizados por médicos residentes bajo la supervisión de los médicos adscritos al Servicio de Ginecología y Obstetricia. En esta situación la víctima, expresó que el médico adscrito sólo se asomó y se fue.

“Si no vienes a esta unidad vomitando sangre, mejor no vengas”, dijo paciente que le advirtieron en el Área de Urgencias

A pesar de pasar los meses, no la revisaban de manera correcta.

Los siguientes hechos ya se dieron en abril de 2017, después de la cesárea, cuando acudió a urgencias por los síntomas provocados por el material que había quedado en su organismo, que iban desde la pérdida de 20 kilos hasta las náuseas constantes.

Al llegar al lugar y ser atendida por una de las doctoras, ésta le dijo: “si no vienes a esta unidad vomitando sangre, mejor no vengas”, y al percatarse que la paciente llevaba una hoja con la palabra «urgente», le dio una cita con un especialista en gastroenterología para el 6 de julio, pero en el hospital ninguno de los doctores que la atendió le revisaron el vientre.

Fue hasta el 16 de julio, al encontrarse ya muy delicada, que decidió ir con el médico particular y éste al realizar los estudios se percató de la presencia de una masa en la cavidad abdominal, por lo que ordenó una sonografía o ultrasonido, y los resultados arrojaron que era material quirúrgico y probablemente correspondía con unión entero intestinal, por lo que le recomendó ser internada de urgencia.

La paciente buscó una segunda opinión y le dijeron que se debía a un “textiloma”, por lo que la refirieron al Hospital Genera “Salvador Zubirán Anchondo”.

Fue hasta el 26 de junio cuando finalmente fue internada y se le practicó una laparotomía, al terminar la intervención el médico salió con la familia y les comentó que habían encontrado una compresa que el cuerpo había encapsulado formando una especie de tumor o bola, y había sido absorbido por el intestino delgado, lo que limitaba que pasara la comida.

“Yo no te dejé eso ahí, lo que te sacaron fue un cuatito de tu bebé”, le dijo el doctor que la atendió durante la cesárea

En ese entonces 80 cm de su intestino estaba comprometido y había que volver a pegarlo y esperar a que no hubiera fuga. Se ordenó un ayuno total de 3 días y en caso de fugas debía ser intervenida nuevamente, sacar la “tripita” y después de 8 a 10 semanas volver a operar para pegar y conectar otra vez el intestino.

El mismo día de su operación, el doctor que había atendió la cesárea la visitó y le dijo que él no había dejado eso en su cuerpo, y que lo que le quitaron había sido un “cuatito” de su bebé, lo que la paciente señaló como un acto de coacción.

Por todo lo anterior la Comisión Estatal de Derechos Humanos recomienda al Secretario de Salud que en coordinación con la Comisión Ejecutiva de Atención a Víctimas del Estado de Chihuahua se repare el daño causado y se inscriba al Registro Estatal de Víctimas para que tenga acceso al Fondo de Ayuda, Asistencia y Reparación del Daño conforme a la reparación de la Ley de Víctimas para el Estado de Chihuahua.

Secretario de Salud en Chihuahua, Dr. Jesús Enrique Grajeda.

Asimismo, conforme a la Ley de Víctimas para el Estado de Chihuahua, se deberá brindar atención sicológica en caso de que lo requiera y ésta deberá ser proporcionada por personal profesional especializado hasta que se restablezca su estado síquico y emocional.

La CEDH recomendó también que el secretario gire las instrucciones para iniciar el procedimiento para aclarar la responsabilidad de todas y todos los servidores públicos que participaron en los hechos, y que de la misma manera se impongan las sanciones que correspondan.



Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *