Chihuahua

A sus 27 años, Jaime Rodríguez es asignado como juez civil

“En los juzgados debe existir sensibilidad en trato con las personas: Jaime Rodríguez Morales

Jaime Rodríguez Morales es un abogado de 27 años, quien en el reciente examen de oposición para jueces logró ser seleccionado para un Juzgado Civil. En entrevista, nos contó que la abogacía no siempre fue una opción para él, ya que durante la primaria y hasta la secundaria se inclinaba más por las matemáticas, pues al tener un padre abogado y una madre contadora sus aspiraciones en ese entonces eran distintas.

Pero ya entrado a los 14 años se le presentó una oportunidad para participar en un concurso de oratoria, ahí descubrió su pasión en el tema del derecho, este fue un evento que lo llevó a reflexionar en dónde podría compartir su conocimiento y que esto tuviera un impacto directo en la sociedad.

Luego en 2006, al cumplir 15 años, los escenarios de derechos humanos y político del país y de Latinoamérica, le hicieron reflexionar en cuanto a su futuro, pues en ese entonces Felipe Calderón había asumido la Presidencia de la República Mexicana en un escándalo por los supuestos fraudes electorales y las acciones posteriores a la toma de protesta del mandatario, donde la población estaba en descontento, pero la mayoría no sabía a qué instancias acudir.

Por ello decidió que quería saber cómo se conformaba el sistema de justicia del Estado, y con esta idea sacó la ficha para la Facultad de Derecho, hizo examen y de ahí vino una reflexión más sobre su estancia en dicha carrera, pues en la primera clase que tuvo un profesor preguntó: ¿por qué habían escogido estudiar Derecho? Fue cuando nuevamente llegó a la conclusión de que quería saber cómo funcionaban las leyes y las instancias encargadas a aplicarlas.

En enero Jaime Rodríguez asumirá como juez civil

Jaime Rodríguez terminó su carrera en el año 2013 y se tituló en 2014 con una tesis del caso del abandono de una niña, el objetivo era predecir el sentido en el que se iba a resolver el caso.

Jaime Rodríguez es un abogado interesado en el tema de la omisión legislativa, tan es así que en 2018 inició el amparo 172/2018 con el cual busca que el Congreso del Estado de Chihuahua legisle respecto al matrimonio de personas del mismo sexo, que en este caso las quejosas son Mercedes Fernández.

Ha litigado para González Schmal Manríquez desde 2010 hasta 2018.
Actualmente fue asignado como juez civil en la entidad y asumirá el cargo en enero de 2019, en esta etapa señaló que se prepara para responder todas las solicitudes que lleguen al juzgado y además ofrecer la sensibilidad que se debe tener en estos puestos, pues el trato hacia otra persona siempre debe ser con cuidado. Explicó que cada persona que llega ahí lo hace por la gravedad de su situación, entendiendo que esto es de acuerdo a cada circunstancias, es por ello que se debe dar el mejor trato.

Para él este tema puntual, pues de esta manera está ayudando a quienes se encuentran a su alrededor, ya sea amigos y familiares que podrían estar en una situación similar que la de sus representadas, es así como su visión respecto a ello es que en caso de ser favorable el amparo estaría cambiando la forma en que se legisla en Chihuahua sobre ese tema.

Pero además esto puede llegar a ser un parteaguas para que en otros estados inicien con dicho proceso e inclusive, señaló, que en caso de ser rechazada a nivel local o nacional, existen instancias internacionales y es aquí que con estas acciones se puede impactar a nivel mundial y se camina a una nueva manera de legislar las entidades federativas.

En materias jurídicas, explicó que hay muchas cosas aún por conocer, por ello en 2017 asistió a Ginebra a un curso en el Circuito Europeo  donde adquirió más conocimiento y al tener estas herramientas ve más posibilidades de llevar un proceso para alcanzar la justicia, y que sean para que todas las personas tengan acceso a ella. El trabajo de él como abogado es diseñar la estructura con que se llevará a cabo, considera que ahí reside su poder y legado.

Invitó a quienes actualmente se encuentran estudiando la carrera de Derecho que no piensen en dinero, sino en lo que puedan aportar con ello a la sociedad, pues en la medida en que les gusta lo que hacen podrán vivir bien.



Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *