Chihuahua

En Chihuahua, el Día Internacional para la Eliminación de la Violencia Contra la Mujer se vivió de luto

Mujeres de todas las edades unieron voces para recordar a Alondra Nolasco y Camila Cobos, y exigir la eliminación de la violencia de género

El domingo 25 de noviembre se realizó la marcha para conmemorar el Día Internacional Contra la Violencia de Género, además se recuerda el asesinato de las hermanas Mirabal.

El 25 de noviembre se recuerda el asesinato de las hermanas Mirabal: Patria, Minerva y María, quienes murieron por órdenes del dictador Rafael Trujillo en 1960. Dicho acto levantó la consciencia respecto a la violencia ejercida contra las mujeres por años, por lo que se instituyó este día para recordarlas y hacer presentes a todas las voces de las mujeres que de alguna u otra forma han sufrido violencia, y para lo cual se realiza una marcha pacífica.

Concentración en la Cruz de Clavos.

Sin embargo, precisamente ese  domingo la ciudad de Chihuahua amaneció nublada y de luto, pues a primera hora se hizo del conocimiento público el asesinato de una adolescente en Riberas de Sacramento. Fue así como con rabia y descontentos, mujeres integrantes de colectivos como Alianza Feminista #25N, Marea Verde y Movimiento Malinche, con un poco de lluvia, dieron inicio el recorrido desde la avenida División del Norte.

Con pancartas en mano que decían: “Ni una menos”, “Somos las voces de quienes ya no la tienen”, “Ni una muerta más”, y como consigna “la lucha feminista es afuera del corral”, el grupo avanzó hacia la Cruz de Clavos, donde se encontraron con integrantes de Justicia para Nuestras Hijas, Alma Calma AC y la Federación Mexicana de Universitarias AC. Ahí se hicieron presente las voces de madres y familiares que buscan a sus hijas, hermanas y madres que hasta la fecha no han aparecido.

Se escucharon testimonios desgarradores de lo que pasan las madres al enfrentarse a la desaparición de sus hijas, y que no exista ningún tipo de pista de sus paraderos. Historia de la soledad ante la ausencia de los seres querido y la incertidumbre de saber dónde están y cómo se encuentran. Lastimadas por la idea aterradora del sufrimiento que atraviesan.

El 25 de noviembre se vivió nublado y de luto

Glorieta de la División del Norte rayoneada por participantes de la marcha.

Luego se hicieron presenten las voces de las madres a quienes les fueron arrebatadas las vidas de sus hijas, quienes compartieron las preguntas que día y noche les rondan por la cabeza, por ejemplo: ¿habrán pedido piedad a su agresor antes de que les fuera arrebatada la vida?, ¿qué pensaba y sentía en ese momento? Son las mismas madres que año con año acompañan a otras para sobrellevar la situación y donde crean un soporte para ser una voz de lucha para que otras mujeres no deban enfrentar una situación similar. Y caminan para exigir mecanismos de protección y seguridad para mujeres aún desconocidas, pero que pueden vivir una situación de violencia como la que les arrebató a sus hijas.

En la parada de la Cruz de Clavos, tanto la mamá de Alondra Nolasco Corpus, desaparecida en septiembre de 2017; y la mamá de Camila Cobos, quien fue asesinada en octubre, colocaron listones naranjas para recordar que en Chihuahua desde 1993 las desapariciones y asesinatos de mujeres no han cesado, al contrario, van en aumento y las afectadas cada vez son menores de edad.

Al terminar dicho acto la marcha siguió hacia la Plaza de Armas, donde el colectivo Alianza Feminista #25N, dio a conocer su posicionamiento y exigía a las autoridades a realizar trabajos reales en la búsqueda de mujeres desaparecidas, y que no sea solamente una simulación, pues denunciaron que el trato de los agentes encargados en ocasiones no es el mejor, y qué decir del trato del jefe de la Policía Estatal, quien ha declarado que las búsquedas no son tan importantes.

También habló la mamá de Alondra Nolasco, quien expresó lo difícil que ha sido este tiempo sin saber de su hija, y pidió a presentes que disfrutaran el tiempo con sus hijas e hijos, pues su ausencia duele y el saber que pueden estar sufriendo abre una herida profunda.

El 25 de noviembre en Chihuahua fue un día de luto, las voces de búsqueda fueron señaladas como innecesarias y en redes sociales se culpabilizó a las madres e inclusive hasta la propia víctima por la ropa que llevaban el día de su desaparición.

Por otra parte, se vio la unión de las mujeres de distintas edades, quienes exigían lo mismo, porque cargan el mismo dolor, porque la violencia se encuentra en todos los ámbitos de sus vidas. Mujeres que expresaron su apoyo y gritaron: “Ni una menos”, uniendo sus voces para hacer presentes a las niñas y mujeres desaparecidas desde 1993 a la fecha.



Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *