Deportes

Fabiola Acosta, única jueza federada de kung fu en Chihuahua

La única jueza federada de kung fu en Chihuahua tiene una carrera de 22 años en este deporte, al cual describe como parte de su vida diaria

Para llegar a lograr el éxito, a las mujeres se les ha dificultado más y no por falta de capacidades, sino porque los espacios en su mayoría están pensados para hombres. Sin embargo, hay mujeres deportistas que han logrado ser reconocidas, como es el caso de la única jueza federada en kung fu en Chihuahua, Fabiola Acosta Aquiles.

Jueces durante campeonato nacional.

Fabiola Acosta Aquiles es chihuahuense y la única jueza federada en kung fu en nuestro estado. Antes de integrarse de lleno a dicho deporte era trabajadora en la maquila, pero a sus 23 años se interesó, se inscribió y poco a poco empezó a ser su forma de vida, desde entonces ha participado en varios concursos, donde llegó a ganar primeros, segundos y terceros lugares en categorías de formas y armas.

A sus 33 años dejó de acudir a competencias de kung fu, pero ahí no acabaron sus sueños, pues más tarde, en febrero de 2014, logró una certificación como jueza, desde entonces ha estado presente en varias competencias en diversos estados de la República Mexicana como Monterrey, Ciudad de México, San Luis Potosí, Sonora y Oaxaca. Su último jueceo fue justamente aquí en Chihuahua, el 15 y 16 de febrero en el Campeonato Nacional de Kung Fu.

Fabiola recordó que para lograr la certificaciones tuvo que tomar dos cursos, el primero en Monterrey y el segundo o aquí en Chihuahua. El fin era saber cuáles eran las maneras de calificar. Recordó que se le complicó en un principio entender los códigos de wushu contemporáneo y solamente alcanzaba a entender las formas tradicionales que se aplicaban en el kung fu, pero jamás se dio por vencida y su mantra fue: “sí se puede” en todo momento.

Uno de los momentos más difíciles en la vida de Fabiola fue cuando por motivo de salud pensó en retirarse del deporte que ha sido su vida. Ella, rememora que en 2016, a parte del kung fu, empezó a practicar zumba donde era necesario el uso de la pesa, esto le afectó la columna vertebral y le impidió seguir practicando, por lo que desde entonces solamente se ha dedicado al jueceo y a dar clases a niños, lo cual ha hecho durante 15 años. Estas clases las imparte una vez por semana en la escuela ubicada en la avenida De las Industrias y calle 17 de junio, en la colonia San Patricio.

Uno de los retos más difíciles es cuando califica a sus propios hijos.

En cuanto a su experiencia como jueza, explicó que uno de los retos más difíciles es cuando le toca evaluar a sus propios hijos en los torneos, pues debe hacerlo de manera objetiva, además llega a lidiar con comentarios negativos hacia su trabajo en esos momentos, pues algunas personas ven mal que ella como jueza se encargue de calificar también a sus hijos. No obstante, expresó que una de las mayores satisfacciones es cuando ve que sus hijos logran los triunfos al ser evaluados por otros jueces.

La jueza, dijo que actualmente en kung fu no hay tantas mujeres, pero ella les invita a intentarlo porque ayuda a mejorar la condición física, además al ser un deporte cuenta con una filosofía donde la lucha se es contra uno mismo, y esto ayuda a fortalecer la cuestión emocional.



Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *