Bienvenida a nuestro portal: contenido diario, auténtico e imparcial
 

Si haces algo, hazlo sin miedo: Edwin de la Rosa, artista del bordado

¿Cuántas veces no hemos soñado con dejarlo todo para seguir el camino que nos parece más iluminado, aún cuando está lleno de altibajos? Encontrar una actividad que te apasiona y complementa no es tan sencillo, y menos decidir ir tras ella. Para Edwin de la Rosa, coincidir con el bordado fue un chispazo de curiosidad, seguido de uno de amor y perseverancia.

Hace tres años, el chihuahuense Edwin de la Rosa, de 27 de edad, hacía una de sus actividades favoritas: revisar Instagram. En aquel momento, mientras miraba fotos de esto y aquello dio con una sobre bordado que lo captó de inmediato y lo hizo pensar: yo quiero hacer esto.

“Toda actividad tiene procesos y no puedes saltártelos”. –Edwin de la Rosa.

Sin dudarlo, tomó cualquier hilo que encontró en casa, una aguja, una camiseta y por fortuna se topó con un aro para bordar. En aquel momento aseguró que todo lo que podía salir mal, salió mal: no era el hilo adecuado, y la camiseta y el aro ya eran viejos, así que aquel primer intento no salió como esperaba, sin embargo, tuvo el encanto suficiente como para enamorar a Edwin.

Tiempo después, trabajando en una librería, se topó con un texto de bordado que empezó a alimentar su conocimiento, aunado a videos en internet; y, finalmente, un año después de su primer contacto, y tras ahorrar lo suficiente, decidió dedicar su vida por completo a esta actividad que lo había recibido con los brazos abiertos.

El exestudiante de Diseño, por su parte, ha dado también un par de talleres, donde lo que salta a la vista es la falta de aprendices hombres, pues ésta sigue viéndose como actividad sólo de mujeres, adultas y jóvenes.

Realizar una actividad nueva puede llegar a representar un reto, pues todo requiere de procesos y no empezamos siendo expertos en la materia, analizó Edwin, no rendirte si te gusta es primordial, “no hay apuro, tiempo es lo único que tenemos”.

En cuanto a técnicas, el artista del bordado gusta más del thread painting o pintar con hilo, pues ésta es la manera más sencilla para expresarse, ya que se considera a sí mismo un contador de historias. No obstante, hay otras técnicas que también le gustan y llaman la atención, como el bordado abstracto, el fotobordado o el crewel. Todas son técnicas que se trabajan muy diferentes y tienen cambios ligeros en puntadas, por lo que lo mejor es buscar donde puedas expresarte mejor, dijo.

En la actualidad trabaja con una línea de bordados más reales, que hablen desde su interior, y en un futuro le gustaría exponerlos en alguna galería para mostrarlos a más gente. Mencionó que esta serie de bordados fue como saltar al vacío, y aunque las personas podrían sólo ver un dibujo, para él significó exponerse y sentirse vulnerable. Una situación que comenzó a experimentar con un autorretrato que decidió hacer para conocerse más a sí mismo.

Siendo un joven introvertido, el artista necesitaba estar más consciente de su cuerpo físico, pues hasta el momento se veía sólo como ojos y cara. Poder plasmar su rostro sobre la tela logró hacerlo aprender más de su persona. “Es curioso ver cómo te interpretas a ti mismo”.

Talleres, la mejor manera de conocer al artista del bordado

Para Edwin de la Rosa, no todo en su camino por el bordado ha sido miel sobre hojuelas, y entre las experiencias desagradables se encuentran aquellas donde se ha acercado a la gente para vender su trabajo y se topa con expresiones que minimizan el esfuerzo y la labor de horas que realiza. Por lo que considera necesario que la gente debería tomar al menos un taller, para percatarse cuánta energía y amor se le pone a cada uno de los bordados.

Si te gustaría conocer más sobre el trabajo de Edwin de la Rosa, puedes contactarte con él vía Instagram a su perfil: @edbroidery, y así conocer todo lo que realiza.

No comments

LEAVE A COMMENT