Bienvenida a nuestro portal: contenido diario, auténtico e imparcial
 

Manifestantes torturadas y detenidas tras levantar la voz contra abuso sexual policíaco

Una protesta por parte de mujeres feministas en León, Guanajuato, en contra del abuso sexual por parte de elementos de la Policía municipal sólo sirvió para confirmar la razón por la cual la mayoría de las ciudadanas se sienten inseguras frente a quienes tienen la obligación de cuidar de la población. Y todo terminó en casos de abuso policiaco, brutalidad, tortura, detenciones arbitrarias y ataques sexuales en contra de adolescentes.

Videos y fotografías de lo ocurrido durante la manifestación por #JusticiaParaEvelyn en la plaza Expiatorio, de León, Guanajuato, México, son el testigo del comportamiento agresivo, de abuso y arbitrario por parte de la Policía municipal.

“Le pregunté a la agente que por qué me golpeaba, y al no obtener respuesta me callé. Pero ella aumentó los puñetazos, las cachetadas y los jalones de pelo”.

Uno resuena, sobre todo, y éste es el caso de una joven de 17 años de edad, quien relata que al sentir las esposas no se resistió, sin embargo, las agentes la sujetaron del cuello para apartarla a rastras del grupo, situación que se expone de manera clara en otro video.

La víctima, señala que al ser subida a la patrulla uno de los agentes le levantó la falda y le metió la mano, rasgándole la ropa interior. También a la blusa que llevaba le arrancaron un pedazo. Sin embargo, este abuso sexual no fue todo, ya que mientras las trasladaban a ella y a otras manifestantes a la comandancia una de las agentes no dejaba de darle puñetazos en la nariz, cachetadas y golpes en la cabeza, así como jalarla del cabello.

Ella menciona que a pesar de no oponer resistencia no dejaban de golpearla y decirle que no estuviera llorando por los maltratos. Pero lo aterrador, dijo, fue sentir cómo el vehículo donde las transportaban sólo daba vueltas, a tal punto que por su cabeza pasó su propia desaparición.

Cuando al fin llegaron a la comandancia volvieron a golpearla y el resto de agentes no se acercaban a ayudarla. Una vez dentro de las celdas sus compañeras le ayudaron con ropa y la rodearon para protegerla.

Al sacarla la hicieron firmar un documento donde constaba que sus derechos humanos habían sido respetados en todo momento, a pesar de tener las marcas que mostraban lo contrario. La jueza que la atendió sólo atinó a decirle que podía denunciar.

Y no sólo las manifestantes fueron víctimas de la brutalidad policiaca de las agentes de León, también al menos cuatro periodistas que cubrían la manifestación fueron esposadas y agredidas, quienes fueron identificadas como: Brenda Orozco y Martha Silva, de Pop Lab; Alfonsina Ávila, de Zona Franca; y Melissa Esquivias Espinosa, de Ágora.

Las cuatro, de acuerdo con las publicaciones hechas en Facebook, también fueron esposadas, golpeadas e intimidadas debido a que estaban documentando las detenciones arbitrarias de las cuales las manifestantes fueron víctimas.

Inclusive las detenciones fueron más allá, pues aun cuando las manifestantes ya se habían dispersado, las y los elementos de la Policía de León se dieron a la tarea de ir a las paradas de autobuses y a sacarlas de sus vehículos particulares para detenerlas. En total se contabilizan 22 arrestos arbitrarios y se teme que haya más de quienes se desconoce su paradero.

La Red de Feministas de Guanajuato, expresaron a través de su cuenta de Twitter, que las mujeres detenidas fueron incomunicadas y dos menores fueron las agredidas sexualmente por agentes, por lo que las trasladaron al Hospital Materno Infantil.

Abuso sexual por parte de policías detonan manifestación

La manifestación donde ocurrieron una serie de agravios por parte de agentes de la Policía en contra de manifestantes y periodistas en León, Guanajuato, se debió a que a mediados de agosto una joven llamada Evelyn fue violentada sexualmente por policías municipales.

Según relató en redes sociales, esperaba por sus amigos en el automóvil cuando los agentes se le acercaron y le ordenaron que se quitara la ropa como medida de revisión. Uno de ellos la toqueteó y le ofreció relaciones sexuales, a lo que ella se negó.

Mujeres de diversas edades se enfurecieron ante la situación de impunidad que había sufrido la joven, por lo que llamaron a manifestarse por una situación que sólo fue reiterada ese día.

No comments

LEAVE A COMMENT