Bienvenida a nuestro portal: contenido diario, auténtico e imparcial
 

Keyline: cambiando diseño del surco logran temporaleros fortalecer agricultura sustentable

El Proyecto Tarahumara Sustentable promovió la aplicación de la técnica Keyline en los municipios de Balleza, Bocoyna, Guachochi y Guadalupe Calvo donde se trabajó en 152 parcelas, sumando una superficie total de 165 hectáreas y logrando un incremento del 40% en la producción de maíz y 10% de retención de humedad.

Para promover la técnica Keyline, el Proyecto Tarahumara Sustentable (PTS) desarrolló estrategias para la capacitación a productores, técnicos y extensionistas rurales, mediante seis talleres en los que participaron 62 productores agrícolas y cinco agencias de desarrollo rural como son PESA, FORMAC, ACOREM, COFAM, EMA, CONFORMO, participaron también las organizaciones de la sociedad civil CEDAIN y ASMAC, las cuales implementan y replican la técnica en diversas comunidades de la Sierra Tarahumara.

La técnica de Keyline o línea clave promovida por PTS incrementó 40% la producción de maíz en varias parcelas piloto de temporal de agricultores de Balleza, Bocoyna, Guachochi y Guadalupe y Calvo.

Keyline o línea clave es una técnica que busca incrementar la captura de agua de lluvia en la parcela, reducir la erosión y promover la regeneración del suelo. Esta práctica se aplica en la siembra de maíz, frijol y papa en estos municipios, con una participación directa de 62 productores, asesorados por el Proyecto Tarahumara Sustentable, e indirectamente 15 productores se sumaron a replicar esta técnica por los resultados obtenidos.

La agricultura en la Sierra Tarahumara tiene un papel importante principalmente para autoconsumo, por lo que es una cuestión de seguridad alimentaria para quienes la habitan. Por lo que el Proyecto Tarahumara Sustentable (PTS) implementado por el Fondo Mundial para la Naturaleza (WWF), en conjunto con el Programa de las Naciones Unidas para el Medio Ambiente (PNUMA), Global Environment Facility (GEF), la Secretaría de Medio Ambiente y Recursos Naturales (SEMARNAT) y la Comisión Nacional de Áreas Naturales Protegidas (CONANP), promovieron la técnica de Keyline como una buena práctica agrícola, para favorecer la conservación de la biodiversidad y servicios ecosistémicos.

De acuerdo con Joel Alcalá Meza, quien estuvo a cargo de la consultoría para la implementación y fortalecimiento de capacidades en diseño hidrológico Keyline en los municipios de Balleza y Guachochi, para el Proyecto Tarahumara Sustentable, explicó que se trata de un plan para conservar el suelo, fácil de implementar y accesible para todos los productores de la Sierra.

Esta técnica fue desarrollada en Australia por el ingeniero en Minas, Percival Alfred Yeomans, y consiste en diseñar los surcos para aprovechar la forma natural del terreno para conducir las aguas en el suelo y así aprovecharlas al máximo. Para aplicarla exitosamente es necesario conocer y observar el terreno en el que se trabajará, para realizar el mínimo impacto, como surcos, canales y caminos que conducirán el agua para almacenarla en la tierra.

El Sistema de Monitoreo de Datos e información del Proyecto Tarahumara Sustentable registró que de 1990 a 2015, en los 12 municipios en que trabaja, la superficie de pino y encino disminuyó en 103 mil 812 hectáreas, debido a la fragmentación y malas prácticas agrícolas, ganaderas y forestales en dichos municipios. Así mismo la agricultura de temporal aumentó de 175 mil 354 a 178 mil 221 hectáreas, de ello se deriva que se abrieron mil 451 hectáreas nuevas de tierra de agricultura, lo cual significa el 1% de la pérdida de bosques de pino y encino en el área de influencia del Proyecto Tarahumara Sustentable.

Asimismo, a través de la Evaluación de la Biodiversidad y del Medio Ambiente de la Sierra Tarahumara (EBMA-ST) del Proyecto Tarahumara Sustentable se estimó la línea base de erosión del suelo y la pérdida en tierras agrícolas de temporal, encontrando que en algunas regiones, es mayor a 12 toneladas por hectárea al año, lo que significa una erosión severa a muy severa. Es por ello por lo que se inició con la implementación de Keyline o línea clave.

Para fortalecer los resultados, el Proyecto Tarahumara Sustentable promovió la aplicación de Keyline junto con prácticas de agricultura de conservación que incluyen actividades sustentables como: rotación de cultivos de maíz-frijol y control biológico de plagas, el cual consiste en trampas con feromonas para atraer palomilla de gusano cogollero.

Estas actividades fueron muy bien recibidas, inclusive en comunidades que se ubican fuera del área de influencia del Proyecto Tarahumara Sustentable, como es el caso del municipio de Carichí donde agricultores locales adoptaron la técnica con éxito en sus resultados.

Infografía:

 

Keyline-y-maiz-nativo1

No comments

LEAVE A COMMENT