Bienvenida a nuestro portal: contenido diario, auténtico e imparcial
 

Dariana: mujer trans que sueña con ser la mejor maestra de preescolar de Parral

Dariana es una mujer de 18 años que sueña con convertirse en maestra de preescolar. Le entusiasma acompañar a sus sobrinas y sobrinos, sin embargo, su fuerza contra las adversidades debe enfocarla contra los prejuicios, pues cada paso le cuesta el doble o triple al vencer el rechazo. Pero ya no está sola, quienes la conocen la apoyan para que pueda alcanzar sus sueños.

Ella estudia actualmente en la Universidad Pedagógica Nacional (UPN) de Hidalgo del Parral, tiene aspiraciones de seguir adelante y lograr sus proyecciones a futuro. Se describe como una persona pacífica y amistosa, a quien le gusta pasar tiempo en familia, sociable, pero que aún no muestra sus emociones al cien por ciento. Su motor es superarse a ella misma día a día y hacer caso omiso a lo que la sociedad piense sobre tener un cambio legal de identidad.

La transformación le concedió a Dariana la libertad y la paz para aceptarse y mostrase tal y como es, ante una sociedad que aún es incapaz de comprender al prójimo.

Al inicio del tratamiento hormonal para la transformación de la joven Dariana, dijo que por una fuerte depresión y cambios de humor tuvo que abandonar la Licenciatura en Intervención Educativa en la Universidad Pedagógica.

Pero ella tenía sueños de seguir estudiando para poder ser profesora, lo que la llevó a hacer examen en la Normal de Parral, esto representó otro reto, sumado al de pelear por el cambio de nombre, que para una persona trans implica realizar un juicio para lograr el cambio en el acta de nacimiento.

Al momento de realiza el examen de adminsión a la Normal, el nombre de pila de Dariana era el que figuraba en la lista de aplicación, esto fue un poco incómodo pues el grupo de preescolar eran únicamente chicas y sólo su nombre de pila, mencionó Dariana, sin embargo, realizó el examen sin problema, aunque al final no resultó como aceptada en las listas de resultados.

Después de recibir los resultados de la Normal del Estado, Dariana volvió a aplicar examen en la UPN, pero ahora en la carrera de Pedagogía, donde estudia actualmente y fue reconocida por sus compañeras y compañeros como Reina de Simpatía.

Todo esto ha dado Dariana problemas emocionales, pero también es lo que le ha permitido renacer y aceptarse. Su inspiración para seguir con la transformación es lograr su libertad y poder ver su verdadero reflejo en el espejo cuando se vea en él.

El motor que impulsa a Dariana a seguir estudiando es que ella quiere dedicarse a la docencia para poder compartir su conocimiento con sus estudiantes.

Las dolencias de una mujer como Dariana son muchas, como por ejemplo los insultos de una sociedad que aún no ha aprendido a respetar a otras personas o como el hecho de no poder traer hijos al mundo. El rechazo de sus seres queridos o las trabas en una institución educativa, pero la joven ha demostrado que ella es más grande que todo eso y ha salido adelante a pesar de todos los obstáculos.

Contó que en la secundaria, al ver a sus compañeras utilizar labiales, rímel y maquillaje, era algo que también deseaba, así como tampoco se sentía identificada con su uniforme. Y estos eran detalles que hacían que Dariana entendiera como necesaria una transformación. Luego inició la educación media superior donde empezó a realizar pequeños cambios en su forma de vestir, adoptando un estilo andrógino.

No fue sino hasta su ingreso a la universidad a mediados del año 2015 cuando decidió hacer su transformación más completa, cambiando la ropa que utilizaba. Ahí conoció a la maestra Silvia Martínez, quien tenía un grupo de apoyo para las personas de la comunidad de diversidad sexual, quienes hasta el momento le han brindado el apoyo a la joven, tanto con sesiones de psicología para su familia para entender el proceso de transformación al que Dariana ha decidido someterse, así como especialistas en nutrición, en derechos humanos, en medicina internista y profesionales para el cambio legal de identidad.

Sin embargo, el proceso de transformación no ha sido fácil, pues Dariana es del municipio de Parral, lugar con habitantes muy conservadores y donde estos temas aún no se hablan con tanta apertura.

Uno de los miedos y retos que ha enfrentado la joven durante su proceso de trasformación es el estar en una institución educativa,  donde muchas veces la convivencia se ve afectada porque existe rechazo a muchos temas, ente ellos el tema de las mujeres trans, rechazo que va plagado de agresiones y situaciones ofensivas como comentarios y burlas.

Otra de las dificultades es la aceptación de quienes integran su familia. Dariana, relató que al principio de su transformación su familia la rechazó, pero al pasar del tiempo la han ido aceptando tal y como es. Ahora la relación con su mamá ha sido cada vez más abierta, pues ella hace todo lo posible para entender a su hija, como buscando información respecto al tema por su cuenta. En cuanto a sus sobrinas y sobrinos, la joven representa una mamá suplente en sus vidas, por lo que no ha sido difícil aceptar el cambio de su tía, a diferencia de las personas adultas.

Los mas importante cuando una persona considera una transformación es tener realmente la seguridad de querer hacerlo y tener firmes las razones para ello. No es una decisión sencilla de tomar, por lo que es importante reflexionar a fondo, porque es un paso que no se puede dar y regresar. Lo más importante es que al concluir este proceso la persona se sienta bien contigo misma, agregó Dariana al cierre de la entrevista.

No comments

LEAVE A COMMENT