Bienvenida a nuestro portal: contenido diario, auténtico e imparcial
 

Universidades necesitan bases educativas con referencias de mujeres: Erika Rascón

La normalización del acoso y el hostigamiento sexual en los espacios universitarios tiene mucho qué ver con la clase de educación patriarcal que se ha dado desde siempre, aseveró la maestra Erika Rascón. No hay modelos ni roles femeninos en la literatura, ya ni hablar de autoridades universitarias como directoras, pues en muchas facultades jamás ha pasado. Con esto las principales decisiones recaen en los varones.

La Red aboga por visibilizar e incluir en las currículas referencias con paridad, enfatizó Erika Rascón, esto implica presentar la trayectoria tanto de hombres como de mujeres, pues abordar sólo referencias masculinas ya no aplica en este siglo, señaló. Ahora también se deben reconocer las referencias y bibliografías desde las dos visiones y aportaciones.

“Identificar mujeres pioneras en la ciencia, en el arte, en las ciencias sociales es necesario en una educación con paridad”. –Erika Rascón.

Puntualizó la necesidad de dejar de ver el conocimiento como algo meramente salido de una cabeza masculina, cuando todo lo que nos rodea también está construido por mujeres, aquí la importancia de que las referencias estén a la par.

Vivimos en un tiempo en que es importante considerar la repartición de actividades, y hablar de las problemáticas que también atraviesan las mujeres, como la dificultad de tener una vida académica y ser madre, sobre todo de niños y niñas pequeñas que aún no se autorregulan.

Y la Red no sólo da para atender problemáticas de acoso y hostigamiento sexual, sino también para conseguir tener espacios académicos de intercambio y hablar de todo tipo de temas que competen a las mujeres, para flexionarlos, investigarlos y crear propuestas académicas para solucionar estas preocupaciones.

Ejemplo de esto está en que más de 50% de la población en la mayoría de las universidades son mujeres, y aunque la mayoría termina en tiempo y forma, los puestos laborales están ocupados sobre todo por varones.

Es entonces cuando a las profesoras les toca abonar en la educación libre de violencia, laica, gratuita y obligatoria. Y desde la academia, que es diferente al activismo, se puede lograr nutrir los programas educativos, crear infografías propias, flyers, ciclos de pláticas y una gran variedad de propuestas y acciones para lograrlo.

Pero también propiciar que en los centros laborales no exista el acoso ni el hostigamiento sexual desde los demás catedráticos, incluyendo por ejemplo el código de ética en el reglamento, y que sea obligatorio no sólo leerlo, sino reflexionarlo.

¿Quién es tu pensadora favorita?

¿Te gustaría compartir el nombre y una breve descripción sobre la mujer cuya trayectoria académica a impactado tu vida?

No comments

LEAVE A COMMENT