Bienvenida a nuestro portal: contenido diario, auténtico e imparcial
 

Hongos mexicanos en peligro de extinción

Los hongos, también conocidos como setas, tienen una importante función en los bosques, ya que ayudan a descomponer sustancias complejas para hacerlas más simples para el uso de las plantas y animales.

Los hongos provienen del reino fungi, la reproducción de estos por lo general se produce mediante la formación de esporas, llamadas conidios, de las cuales nacen nuevos hongos.

México está en el cuarto lugar en ser uno de los países con mayor diversidad en el mundo, existen más de 200 mil tipos de hongos, de los cuales menos de la mitad están clasificados.

La mayoría de los hongos son terrestres, pero existen en todos los hábitats del mundo, hasta los de agua salada y dulce. Además los hongos carecen de fotosíntesis, por lo cual no pueden ser clasificados como plantas. La mayoría obtienen sus nutrientes por medio de la materia orgánica muerta. Otros, como los  descomponedores sobreviven absorbiendo alimentos a través de sus paredes celulares.

Son importantes por su capacidad de relacionarse con las raíces de los árboles, absorbiendo las sustancias que éstos segregan, al tiempo que transforman los minerales del suelo en alimento para los árboles. Este trabajo es muy relevante para la supervivencia de los bosques que se están viendo más afectados por la falta de agua.

Es decir que algunos de estos hongos en peligro de extinción son muy importantes, ya que son primordiales para la salud de los bosques y los cultivos. Por esto los hongos han entrado en la Norma Oficial Mexicana de Especies en Riesgo (NOM 059), cuyo objetivo es identificar la flora y fauna que se encuentra en peligro de extinción, como algunos de los hongos mexicanos.

Cabe señalar que entre algunos de los hongos enlistados se encuentran los de la familia psilocybe, que son los hongos alucinógenos, los cuales se usan para rituales tradicionales prehispánicos.

¿Qué hongos mexicanos se unieron a la lista?

Boletus edulis es un hongo de gran tamaño, que alcanza hasta las 30 centímetros en su sombrero, de altura está entre los 4 y 20 centímetros, su anillo exterior suele ser de color blanco, con sus demás partes color café o beige, además de ser carnoso. En temporada de lluvias suele tener una textura suave, flexible y adaptarse bien a diferentes climas y vegetaciones. Predomina en los estados de Chihuahua, Nuevo León, Tlaxcala y México.

Otra de las especies es el Psilocybe pleurocystidiosa, un hongo alucinógeno de superficie lisa, color café obscuro, de 8 o 15 centímetro de altura. Predomina en el estado de Oaxaca.

El Entoloma giganteum es un hongo cuyo diámetro de su sombrero ronda entre los 5 centímetros, suele ser grueso y de colores grisáceos. En el caso de esta especie, su hábitat se encuentra amenazada. Predomina en Tlaxcala.

El Gomphidius rutilus es un hongo que no tiene olor, pero posee un sabor dulce. El tamaño de su parte superior ronda entre los 5 a 8 centímetros. Usualmente se le ve en pequeños grupos cerca de los pinales. Suelen aparecer sólo en temporadas de otoño. Predomina en el estado de Nuevo León.

Amanita caesarea, también conocido como el hongo de los césares, por haber sido uno de los hongos favoritos de los emperadores romanos, es comestible y nativo de Europa del Sur. Sus esporas son blancas y predomina en los estados de Chihuahua, México, Durango, Hidalgo, Jalisco, Michoacán, Morelos, Nuevo León, Oaxaca, Puebla, San Luis Potosí y Veracruz.

En cuanto al Hygrophorus russula, su circunferencia superior ronda entre los 5 y 12 centímetros. Tiene muchos colores, desde el vino tinto, morado, rosa y blanco, con algunas rayas rosas, mientras que sus esporas son blancas. Es un hongo que predomina en los estados de Chihuahua y Nuevo León.

Ésta es solo una pequeña lista de los hongos que se encuentran en peligro de extinción. Por lo que es muy importante que preservemos los hongos, para poder tener sanos los suelos para los cultivos así como los bosques. En la página de Enciclovida puedes encontrar más fotos de cada uno de los hongos.

Written by
No comments

LEAVE A COMMENT