Bienvenida a nuestro portal: contenido diario, auténtico e imparcial
 

Kiri, el árbol que puede salvar al planeta o acabar con su ecosistema

En alguna ocasión nos hemos enterado de las campañas de reforestación, inclusive en las ciudades, esto debido a que los árboles aportan muchos beneficios al medio ambiente, como la limpieza del aire, la reducción del calor y el mejor aprovechamiento del agua. Sin embargo, en estos tiempos donde no se habla de otra cosa más que el cambio climático, se ha tomado la urgencia de apresurar el proceso de salvación de la Tierra, y entre esto ha surgido el polémico debate del árbol kiri, especie proveniente de China y exportada por japoneses, que por un lado es llamado “el árbol que salvará al mundo” y por otro se le conoce como el “invasor perfecto”, por lo que la bióloga Alejandra Peña Estrada, nos explicó su impacto en la introducción de lugares que no son su hábitat, así como los mitos que se cuentan de él.

En los últimos meses, el árbol kiri se ha popularizado en grupos ecológicos y amantes de las plantas, donde se indica que sus beneficios al medio ambiente son amplios, como la absorción de dióxido de carbono, característica que, dice, es muy superior. Sin embargo, la bióloga Peña, mencionó que el pastizal de Chihuahua y cualquier árbol de igual o mayor tamaño que los nogales (de 20 a 25 metros de alto), ayudan a mejorar con rapidez la atmósfera que se dañó por culpa del CO2, gas que ha provocado un efecto invernadero por el aumento de contaminantes y el calentamiento global, según mencionó un artículo de Eco Inventos.

Desde hace unos meses, estos árboles han sido promocionados en grupos de ecología en Facebook, donde venden la planta de 30 cm a alrededor de 250 pesos. Además, en Mercado Libre, también comercian las semillas que van desde los 48 pesos con 60 semillas hasta los 900 pesos las 10 mil.

El kiri, también conocido como el árbol emperatriz o Paulownia tomentosa, puede alcanzar una altura de 27 metros, y crece, según algunos blogs en internet, mucho más rápido que los demás árboles, ya que a los 10 años puede alcanzar la madurez del tronco y llegar a su altitud final, mientras que árboles como el roble tardan alrededor de 40 años. Para esto requiere de suelos profundos y drenados, y es incapaz de soportar suelos salinos. Además, su tronco va desde los 7 hasta los 20 cm de diámetro y es resistente al corte, aunado a que es capaz de renacer, razón por lo que es también llamado “árbol fénix”, señala un artículo de Plantas y Flores. Asimismo, otra de sus características son las hojas enormes, las cuales pueden medir hasta 40 cm de ancho. 

Entre la información encontrada en internet, se indica que el kiri es un árbol prometedor, con hojas ricas en nitrógeno. Y hay quienes afirman que su madera se usa en tablas de surf por ser blanda y fácil de trabajar.

Sin embargo, la bióloga Alejandra Peña Estrada desmintió algunos de estos datos que se dan a lo largo del ciberespacio acerca del árbol, como el uso de madera, la cual enfatizó que la de mejor calidad es la del encino. Así como el asunto del rápido crecimiento, pues mencionó que el del pino es más acelerado.

Otro de los supuestos beneficios del kiri, señalan, es su capacidad de lenta combustión. No obstante, esa característica no es exclusiva del árbol chino, pues la rapidez en la propagación del fuego depende de la cantidad de contenido de aceites y resinas, por lo que existen otros árboles resistentes como el eucalipto.

Alejandra Peña, advirtió que éste árbol es invasor y desplaza a otras especies, por lo que podría amenazar la biodiversidad del estado, así que no recomienda su introducción. Por lo que sugirió, si buscas reforestar, es usar especies nativas en lugar del kiri. Además, según agrónomos españoles, quienes platicaron durante una entrevista en MDZNews, este árbol está acostumbrado a otro tipo de espacios debido a que proviene de China, por lo tanto al plantarlo en un lugar público el tamaño de sus raíces podrían provocar daños al pavimento.  

Al buscar en internet sobre el tema del kiri, me di cuenta que en los artículos hablan sobre cómo este árbol podría salvar al mundo del calentamiento global, pero la bióloga, dijo que ésta, por lo general, es información no sustentada por expertos o sin tomar en cuenta el entorno de cada lugar, por lo que suelen desconocerse sus consecuencias.

En el caso de Chihuahua, contextualizó los daños que podría ocasionar su introducción a nuestro ecosistema, pues de ser adoptado podría comenzar con el desplazamiento de plantas nativas y a competir para ser la única. El problema más grande ocurriría cuando llegase a suceder una helada como la de 2011, durante la cual murió mucha vegetación, o bien que llegue una onda de calor tan fuerte como la registrada durante los 90’s. En este caso, al tener un espacio cubierto de kiris, estos podrían no soportar el cambio de clima y extinguirse por completo, quedando el lugar sin nada de plantas, por lo que esto nos llevaría a la desertificación, a la ausencia de agua y, por ende, a la falta de comida. 

El kiri es considerado un árbol invasor, por lo que se recomienda las especies endémicas

Según la Ley General de Vida Silvestre (LGVS), las especies exóticas son aquellas que no son nativas, las cuales se encuentran fuera de su ámbito de distribución natural, siendo capaces de sobrevivir, reproducirse y establecerse en hábitats y ecosistemas naturales, además amenazarían la diversidad biológica nativa, la economía o la salud pública.

Por otro lado, la bióloga, explicó que, en cambio, las especies endémicas son importantes, ya que nos proveen de una alternativa para subsistir en caso de que existan eventos climáticos extremos. Y a pesar de todo lo que constantemente se extingue, siempre hay algo que se adapta y sobrevive gracias a que está codificado en sus genes. Si nosotros optamos por remplazar esos genes o dejamos que desaparezcan, podemos desaparecer con ellos.

Además, en un artículo de El Imparcial, profesionales de la Asociación de Biólogos de Mexicali AC (Biomac), aseguraron que este árbol, al ser invasor, puede desplazar a otras y producir cambios en el equilibrio de la naturaleza y en la composición de especies, modificando su entorno, teniendo pérdidas de flora y fauna, y reduciendo la diversidad genética.

Aunque se han dado campañas para detener el esparcimiento del kiri en América, desde Canadá hasta Argentina, como en Colombia donde es considerada “planta no grata”, informó Alejandra Peña que además fue rechazada en Texas, Mexicali y Sinaloa. Pero al no estar prohibida en México, la decisión de adoptar un kiri queda a consideración de cada persona.

No comments

LEAVE A COMMENT