Bienvenida a nuestro portal: contenido diario, auténtico e imparcial
 

Tejiendo, Paty lucha contra la depresión y el reto de la discapacidad al crear bellas muñecas

Lo talentos que desarrollamos pueden servirnos como salvavidas económico, pero también como una luz en un momento de oscuridad y depresión, como le ha pasado a Paty, para quien tejer muñecas la ha ayudado a levantarse poco a poco, en más de una forma.

Entrelazando cadena tras cadena de estambre es como Patricia Mata le da vida a estas muñecas, las cuales hace de todo a todo con sus propias manos, de acuerdo con las especificaciones de su clientela.

“Hay que pensar primero en nosotras, en salir adelante”. –Paty Mata.

Imaginar cómo será la vestimenta, la expresión de su cara y el cabello ha ayudado a Paty poner su atención en algo más que sus problemas y la depresión que la embarga actualmente, sobre todo en este tiempo de cuarentena, cuando le han cancelado las clases de tejido que da en centros comunitarios del sur de la ciudad de Chihuahua y debe estar aislada sólo con sus mascotas.

Hace cuatro años ella decidió empezar a tomar clases de tejido y desde el primer momento le tomó el gusto haciendo ropa, para después comenzar con el tejido de muñecas, las cuales fue vendiendo poco a poco.

Paty vive con una discapacidad física, tras perder un pie hace dos años, al habérsele incrustado un vidrio por tanto tiempo, que en los centros de salud no pudieron salvárselo. Ella no se había dado cuenta de su afección hasta que fue demasiado tarde.

Al dolor por la pérdida se añadió otro más con el duelo por la separación de su pareja, con quien duró diez años. La depresión para entonces empezó a hacerse más fuerte, pero el tejer muñecas como terapia ocupacional no llegó hasta hace una semana, después de la muerte de su gatita.

Micho era la gatita de 10 meses que Paty había adoptado y quien le alegraba todos los días con su presencia, sin embargo, unos días atrás la perdió, pues una persona sin corazón la arrolló con su auto. Paty la encontró viva aún, y la llora cada día.

Silvia, amiga de Paty, la ayudó a salir adelante pidiéndole una muñeca. Desde entonces le consigue clientela para que mantenga la mente ocupada. Y no sólo eso, también se decidió por adoptar a dos gatitos nuevos, quienes logran hacerla que se levante todas las mañanas.

Más allá del cansancio físico por cuidar de su casa con una discapacidad, y del agotamiento mental por la depresión, Paty sigue peleando por seguir adelante, por encontrar de nuevo la felicidad y la tranquilidad que tanto precisa, y aunque por el momento tiene la carga de no tener empleo y la necesidad de una plantilla para que no se separen los dedos de su pie, con un costo de mil 800 pesos, tejer, oír radio y disfrutar de la compañía de sus gatos es lo mejor que tiene en su vida.

Para Paty lo importante es pensar en una misma, salir adelante. Reconocer que cada una sabe la lucha que está peleando y que los problemas no son iguales para todas. Que las necesidades varían de persona a persona, y todo eso está bien, es válido.

Y platicar, tener una terapia, conversar sobre lo que te pasa siempre es de ayuda. Encontrar quien te escuche, como Silvia, es algo muy importante, porque es difícil conocer a personas así.

¿Te gustaría alguna de las muñecas de Paty?

Si te gustaría ayudar a Paty o comprar alguna de sus muñecas, puedes ponerte en contacto con ella a su número de teléfono: 614 397 4191.

No comments

LEAVE A COMMENT