Bienvenida a nuestro portal: contenido diario, auténtico e imparcial
 

Recomendación de CNDH por muerte de bebés indígenas por negligencia no ha sido atendida

El diputado del Grupo Parlamentario del Partido Revolucionario Institucional (PRI), Omar Bazán, presentó una iniciativa en el Congreso del Estado el 20 de agosto de 2019 para proveer de recursos al Hospital General de Guadalupe y Calvo, así como de materiales y condiciones para el cumplimiento digno del servicio. En 2017 se suscitaron problemas con el cumplimiento del servicio de dicho hospital y una situación de negligencia en cuatro bebés, la cual terminó en la muerte de tres, por lo que la Comisión Nacional de Derechos Humanos (CNDH) emitió una recomendación que no se ha cumplido por completo.

Hace dos años, por medio del periódico Proceso, se dio a conocer una noticia el 24 de mayo de 2017, donde se anunció la muerte de tres bebés, unos gemelos tepehuanos y un bebé de origen ralámuli, además de una cuarta víctima de negligencia, quien pudo sobrevivir al ser trasladada a la capital de Chihuahua para ser atendida. Al día siguiente de eso se presentó un comunicado de prensa por parte de la Secretaría de Salud donde mencionaron que esto había ocurrido por un virus y que ya tomaban acciones ante lo ocurrido. 

De acuerdo con el presupuesto de egresos de 2019, se destinó 72 millones 317 mil 36 pesos a la Secretaría de Salud de Chihuahua.

Sin embargo, a pesar de las acciones tomadas por la Secretaría de Salud, el 30 de mayo, la CEDH recibió la queja parte parte de las madres de los bebés, donde ellas aseguraron que estaban estables, pero al día siguiente les informaron de su fallecimiento.

Las inconsistencias en las versiones llevaron a iniciar una investigación entre la Comisión Nacional de Derechos Humanos y la Fiscalía General del Estado. Durante ésta encontraron que en los expedientes se indicaba sobre una supuesta bacteria en los cuneros, y que al tratar de trasladar a los bebés las familias se negaban. Sin embargo, luego de la valoración de especialistas, concluyeron que la razón de muerte fue por deficiencia de la Secretaría de Salud y negligencia.

De acuerdo con la recomendación 25/2018, emitida el 17 de julio de 2018 por parte de la CNDH, se explica que, según los expedientes, los bebés no tuvieron una infección y muerte repentina, al contrario, tenían ya 8 días con síntomas como fiebre y dificultades para respirar, sin embargo, no fueron atendidos debido a la falta de un aparato médico llamado gasómetro, para medir el gas en las vías respiratorias, además de que no se les proporcionaba antibióticos ya que no había. 

Por lo anterior, se dieron a conocer que lo que se pretendía lograr por medio de esta recomendación es que el gobernador del estado de Chihuahua, Javier Corral, actuara ante lo ocurrido y evitara que sucediera nuevamente, por lo que se le pidió equipar el hospital para atender con suficiencia a pacientes, así como también indemnizar a las familias de las víctimas por la negligencia médica ocurrida.

Sin embargo, no fue hasta agosto de 2018 que contestó el gobernador, quien dijo que esto fue a inicios de su administración y desde entonces se han tomado medidas. Asimismo, el Área de Comunicación Social informó de inmediato que las autoridades de salud implementaron medidas higiénicas en los cuneros, porque sostenían que una bacteria había sido la causante de las muertes de los neonatos, de acuerdo a lo que dice una noticia de Proceso. Sin embargo, en la recomendación de la CNDH se indicó claramente que no había registro alguno de esta bacteria, pero sí la falta de cuidados.

A casi un año de esta recomendación, se realizó una manifestación donde se hizo paro de labores en el Hospital General de Guadalupe y Calvo debido a que, según médicos especialistas, tienen más de 15 años sin mantenimiento. Explicaron que el agua con la que el hospital se abastece está contaminada y las goteras por la falta de impermeabilización han generado que haya hongos en paredes y techos que a la larga pueden contaminar todo.  

Además, el médico especialista Édgar José Carrera Delgado, quien lleva laborando alrededor de cinco años en el Hospital General de Guadalupe y Calvo, expresó por medio de noticias del Sol de Parral que las deficiencias que tienen las instalaciones del hospital son porque aún se tienen obras negras en dos áreas: en Urgencias y Neonatal, por lo que podría causar un foco de infección. Inclusive, señala que dos ultrasonidos no han recibido mantenimiento desde que fueron instalados y el aparato de Rayos X no funciona desde hace tres años. 

 

De ser aceptada la iniciativa se podrá restaurar el hospital, pero recomendación por negligencia sigue en el aire

Por otro lado, en la exposición de motivos en la iniciativa del asunto 1084, del diputado Bazán, explica su preocupación ante el porcentaje de población que vive en situación de pobreza en Guadalupe y Calvo y que sólo el 19.4% tiene acceso a la salud. Asimismo, hace mención que desde hace nueve días se encuentra cerrado debido a las condiciones precarias señaladas por médicos acerca de la falta de mantenimiento en más de 15 años.

Por lo tanto, busca que a través de la Secretaría de Hacienda se le asigne un recurso para materiales y restauraciones necesarias.

Además, han tenido problemas con la energía eléctrica, por lo que tuvieron que atender a pacientes con la luz de sus celulares, y esta situación, según personal, también ha hecho fallar al sistema de oxígeno. Mencionar que a pesar de que se ha reportado en oficinas centrales, no se ha hecho nada. 

 

Ante lo señalado, se presentó la iniciativa con carácter de punto de acuerdo, por lo que la Comisión de Programación, Presupuesto y Hacienda Pública aceptó el exhorto para la Secretaría de Hacienda, ahora sólo queda esperar la respuesta por parte de la Secretaría. Y si acepta, esperar a saber cuánto se le proporcionará al hospital para que se resuelva la situación precaria en la que está.

No comments

LEAVE A COMMENT