Bienvenida a nuestro portal: contenido diario, auténtico e imparcial
 

Clientela grosera, ¿eres o conoces a alguien así?

¿No te ha pasado que cuando llegas a algún establecimiento comercial lo último que deseas es que el servicio sea lento? En la actualidad, es importante para la clientela agilizar los tiempos, sin embargo, no siempre es posible o se han dado situaciones donde la ira y la desesperación causan escenarios de violencia en los establecimiento. Un ejemplo es lo  ocurrido el pasado viernes 16 de agosto de 2019, en el suburbio de Noisy-le-Grand, a 15 kilómetros al este de París, Francia, donde a un camarero lo asesinó un cliente luego de haberse tardado en entregarle un sándwich.

Según informes de la agencia de noticias AFP, alrededor de las 21:00 horas del pasado viernes 16 de agosto, un cliente abrió fuego contra el camarero de 28 años porque el sándwich que había ordenado no estuvo listo lo suficientemente rápido, hiriendo de bala al joven a la altura del hombro. A pesar de que colegas de la víctima llamaron a la policía, y después de varios intentos de reanimarlo, el camarero murió en el lugar. El sospechoso huyó de la escena y la policía inició una investigación, ya que siguen sin encontrar al responsable del asesinato.

Es un restaurante tranquilo, sin ningún problema. Acaba de abrir hace unos meses, comentó una mujer de 29 años a los medios franceses.

Esto alarmó a residentes, quienes aseguran que el establecimiento dedicado a servir sándwiches y pizzas era un lugar tranquilo, sin embargo, en los últimos meses ha habido un aumento en la delincuencia de la zona, relacionado con el alza en el tráfico de drogas y las personas en estado de embriaguez en las calles.

Así como este caso, tal vez tú también tienes alguna anécdotas donde alguna o algún cliente se torna agresivo contra quienes trabajan en los establecimientos. En mi caso, en una ocasión llegué a la fila de un establecimiento de comida, donde normalmente está medio lleno, en esa ocasión estaba repleto de gente y en la fila habían más de 12 personas formadas, pero la gente comenzó a desesperarse y mientras algunas personas se retiraban, otras miraban con molestia a quienes trabajan en el lugar. Cabe destacar que solamente había un cocinero y uno que preparaba los platillos, mientras que dos jóvenes atendían a la gente y la meseras limpiaban y atendían las mesas.

A mi parecer, era una comida que valía la pena esperar, por lo que no me molestó hacer fila. No obstante, un señor mostraba su descontento con comentarios hacia quienes atendían el establecimiento. Después de unos minutos más, una mesera le pidió respeto o tendría que retirarse, a lo que el hombre contestó en un tono más agresivo y le tiró la charola con platos sucios y servilletas que había recogido en una mesa. Uno de los jóvenes que se encontraba en cocina salió para pedirle al señor que se saliera del establecimiento, quien hizo caso, no sin antes patear una de las bancas del lugar.

Ante estos y otros casos más, nos hemos encontrado en escenarios donde  clientes malcarados han arruinado nuestras estancias en algún establecimiento de comida u otros, donde se va a disfrutar un momento en familia, amistades o simplemente a ingerir nuestros alimentos.

De acuerdo a una investigación realizada por Joel Anaya, un estudiante de la Universidad Estatal de Washignton, Estados Unidos, existen siete tipos de clientes que ocasionan dolores de cabeza en los negocios.

¿Sabes qué hacer si te encuentras con clientela malcarada? Mantén la calma

Entre los siete tipos de clientela malcarada que causan dolores de cabeza en los establecimientos, están las y los gritones y malhablados, como lo fue el que me tocó ver cuando agredía verbalmente a las y los empleados. También hay quienes tienen una higiene deficiente, personas que aunque no piden las cosas de mala forma, su olor es desagradable y tienen malos hábitos de higiene. El estudio, asegura que éste tipo es común en los aviones.

Ademas, se encuentran dos que son casi inofensivos, pero causan molestias quienes trabajan en los establecimientos o a la clientela, y son aquellas personas que hacen peticiones extravagantes, quienes obligan a otorgarles un trato aún más exclusivo y además están quienes saturan a las y los empleados de preguntas, entorpeciendo el tiempo de las demás personas que esperan su turno.

Y por último se encuentran los dos tipos de clientela más comunes, quienes quebrantan normas de convivencia, por ejemplo esas personas que se meten a la fila, creándonos molestias. Y los malos padres o malas madres con hijos o hijas maleducadas, quienes se niegan a poner orden o disciplinar a su descendencia, creando un ambiente más pesado y molesto.

¿Conoces a alguien o eres alguien así? Cuando llegamos a un establecimiento lo importante es tener en consideración que quienes estamos vamos por lo mismo o por motivos parecidos, y que la piedra angular de una sociedad pacífica es tener un orden. En muchas de las ocasiones, las situaciones escapan de las manos de los y las empleadas, aunque no es imposible toparnos conque quienes tienen esas malas vibras son estas. Pero para tener una sociedad pacífica, lo mejor es aprender a controlarnos o empezar a usar más las compras por internet. ¿Qué sugieres para este tipo de situaciones?

No comments

LEAVE A COMMENT