Bienvenida a nuestro portal: contenido diario, auténtico e imparcial
 

Crónica de un lunes frío y apocalíptico. Recuerdo de la helada de 2011

Desde hacía unos días las noticias del clima empezaban a circular por las redes, asustando a gente a su paso con su predicción de la llegada de una tormenta invernal desde el norte que haría descender las temperaturas hasta -25 grados centígrados, envolviendo en un frío manto a todo el estado.

Desde el fin de semana en casa empezamos a prepararnos, haciendo más cómodas las viviendas de nuestros perros y cubriendo las plantas, y el domingo 14 de febrero de 2021, Día del Amor y la Amistad, al fin pudimos seguir las noticias de cómo municipio a municipio las temperaturas iban descendiendo, acompañadas de caída de aguanieve o nieve.

En la ciudad de Chihuahua no se veía mucha actividad del cielo, pues hubo un momento en que las nubes inclusive se quedaron en los márgenes, haciendo que el Sol hiciera su aparición para iluminar un rato la tarde, antes de que el cielo se cerrara de nuevo y diera comienzo una ligera, pero muy insistente caída de aguanieve y nieve a ratos.

Por medio de redes sociales se podía notar cómo en lugares como Ciudad Juárez el escenario se cubría de blanco, y la temperatura que marcaba -8 grados centígrados se sentía al doble de fría, en un estado de alerta ante la posible hipotermia en caso de quedarse en el exterior.

Poco después la caída de nieve en la ciudad de Chihuahua se hizo más copiosa y aunque no aumentó de intensidad, no se detuvo el resto de la noche. Y por fortuna no se sintió tan fría como aquella helada del 03 de febrero de 2011. Pero yo no estaba lista para lo que sucedería al día siguiente.

Pensando que sería un lunes cualquiera, a pesar de que los techos de las casas y arriba de los vehículos se veía la acumulación de nieve, todo parecía demasiado quieto y silencioso.  No tardé en notar que la causa era porque no había electricidad.

Pronto me di cuenta que todo esto se debía al corte de suministro de gas natural por congelamiento de ductos al sur de Estados Unidos, donde la tormenta invernal también había golpeado con fuerza. Y esto afectó la generación de energía eléctrica al norte de México, ocasionando el segundo gran apagón en menos de tres meses.

Sin luz y con el teléfono celular con poca carga, sólo podía agradecer que no se habían congelado y reventado las tuberías de mi casa como le sucedió a un matrimonio vecino, quienes ahora debían preocuparse además por el agua que no dejaba de caer en cascada desde su techo.

Sin embargo, las noticias alarmantes no dejaron de fluir, pues alguien nos avisó que se estaba dando casos de escasez de gasolina y probables cortes de agua potable por al menos tres días. ¿Se repetía el 2011 en la ciudad de Chihuahua, pero con menos frío?

A partir de mediodía, con el sol resplandeciendo en lo alto de nuestras cabezas, al fin se podía ver una esperanza en este apocalíptico lunes, pues poco a poco, en diferentes sectores de la ciudad, la electricidad comenzaba a ser restablecida, y con esto el agua potable podría no dar mayores problemas.

En diciembre de 2020 publicamos en Difusión Norte una nota acerca del fenómeno de La Niña, y las lecturas de un evento posiblemente parecido a aquella inolvidable helada de 2011, debido a su ciclo natural que pasaba alrededor de cada 9 años. Pues las predicciones eran ciertas, aunque en algunos lugares nos afectó menos que en otros.

¿Tendremos la suficiente preparación para recibir de nuevo este fenómeno dentro de otros 9 años?

Fotos del frío tomadas del grupo en Facebook: Chihuahua Tiempo Severo.

LEAVE A COMMENT