Bienvenida a nuestro portal: contenido diario, auténtico e imparcial
 

Critican en redes a jóvenes que buscan soluciones por crisis ambiental

Tal vez ya te habrás dado cuenta, por medio de redes sociales, especialmente en Twitter, el revuelo que hay acerca del trabajo de quienes defienden el clima, sobre todo de aquellas que aún están en la adolescencia. Las críticas en torno a niños, niñas y adolescentes que levantan la voz en temas de importancia social está haciendo ruido, especialmente en personas adultas que no creen en cederles ese tipo de derechos. Sin embargo, la juventud y la crisis ambiental ya no son temas separados.

Autumn Peltier es una chica indígena de 15 años, de Ontario, Canadá, de la zona de Wikwemikong, quien a su corta edad es comisionada en jefa de la nación Anishinabek y activista defensora del agua.

Somos agua, venimos del agua y cuando el agua está enferma, nosotras enfermamos: Autumm Peltier.

Ella habló durante la Cumbre General del Clima y la Asamblea General de la ONU en 2018, donde dijo que compartiría una perspectiva indígena de cómo su gente es vigilante de la tierra y el agua, y cómo todo está conectado y depende del agua limpia.

Mencionó que su comunidad, como anishinaabes, son protectores del agua y a pesar de que tienen agua fresca, ésta está en peligro. Además, en su visión, espera dejarles un legado a sus bisnietos para que sepan que trabajó duro para asegurarles un futuro.

Para la joven indígena se necesita proteger el agua hoy, porque mientras más esperamos, las plantas y los animales enfermarán más. El agua es la sangre de la Madre Tierra, lo más sagrado del mundo, todo está conectado. Explicó que cuando el bebé está en el útero de su madre, durante nueve meses vive en el agua, es decir, nuestra primera enseñanza es el agua, porque todos venimos de ella.

Greta Thunberg también es una activista climática originaria de Suecia, de 16 años, quien además padece del síndrome de Asperger y mutismo selectivo. A partir de 2017, empezó a faltar a la escuela todos los viernes para hacer un paro frente al parlamento sueco con un cartel que decía “Huelga escolar por el clima” en contra de la crisis ambiental.

De este modo nació Fridays for Future, un movimiento en el que ya participan jóvenes estudiantes alrededor del mundo, en el cual piden a sus respectivos gobiernos, acciones concretas para ayudar al medio ambiente.

El pasado 23 de septiembre de 2019, Greta se presentó en la Cumbre de Acción Climática de la ONU, donde dio un fuerte llamado a las y los líderes mundiales acerca de la necesidad de poner más atención en la crisis climática: “Ustedes me han robado mi infancia y aun así yo soy una de las afortunadas. La gente está sufriendo y muriéndose y ustedes solo pueden hablar de dinero”.

Twitter

Tanto la joven sueca como la indígena canadiense son un símbolo para muchos jóvenes, quienes buscan tener una voz en el mundo de los adultos, y quienes, por consiguiente, han sido atacadas, bajo el alegato de que no saben lo que dicen, no tiene suficiente edad para opinar o que simplemente son títeres de personas con poder, como afirmó Paty Navidad en un tuit en contra de Greta, en el cual decía: “El lado oscuro de Greta Thunberg: La títere de multimillonarios y políticos. Pobre niña, es manipulada, controlada y utilizada por la misma élite y sus organismos (ONU) para engañarnos y aceptemos ‘El calentamiento global’ como una verdad cuando no lo es”, seguida de una liga.

Navidad no fue la única en dar comentarios negativos sobre la activista, quien además era respaldada por sus seguidores. Donald Trump, presidente de Estados Unidos, hizo lo propio al tuitear en su cuenta de manera sarcástica y decir que Greta “parecía una joven muy feliz, mirando hacia un futuro brillante y maravilloso”. Asimismo, el presentador de Fox News, Michael Knowles, se refirió a ella como una enferma mental, de la que se aprovechaban sus padres.

Sin embargo, ellas, más allá de obedecer a los mitos o supuestas realidades que se les atribuyen en redes sociales, representan el sector de la población que usualmente es callado por el adultocentrismo: la juventud. Este concepto refiere, a grandes rasgos, la dominación asimétrica de los adultos sobre niños, niñas y jóvenes, en el ambiente familiar, educativo, cultural, político, económico y simbólico.

Pero la realidad es que ni Greta ni Autumn son las únicas jóvenes en levantar su voz ni en participar frente a líderes mundiales para expresar sus inquietudes sobre el mundo en el que vivimos, pues existe algo llamado Cumbre de la Juventud sobre el Clima, de la ONU, donde se provee una plataforma para que este sector de la población dé sus soluciones en torno a la crisis ambiental y créen conexiones con quienes tienen el poder para tomar decisiones en los diferentes países.

La crisis ambiental no debe callarse

Como dijo Autumn: para hacer activismo ambiental, sólo hace falta que hables; y si lo hacemos al mismo tiempo, tenemos más esperanza de de lograr un gran cambio. Lo menciono porque algunas de las críticas en contra de Greta era su lugar privilegiado, después de todo vivir en Suecia no es algo que pase inadvertido. Sin embargo, las dos chicas, provenientes de países del primer mundo, aseguraron que a pesar de ello aún hay situaciones qué arreglar en su entorno.

Por lo que si quieres levantar la voz, no te sientas pequeño ni de edad ni de persona para hacerlo, eso no debería detenernos para exigir y demandar las soluciones que los Gobiernos deben aplicar en cuestión de clima y derechos.

No comments

LEAVE A COMMENT