Bienvenida a nuestro portal: contenido diario, auténtico e imparcial
 

En México, el 75% de las y los trabajadores tienen estrés laboral, ¿lo padeces?

¿Alguna vez has sufrido de estrés laboral?, de acuerdo con el Instituto Mexicano del Seguro Social (IMSS), el 75% de las personas trabajadoras en México padece fatiga por estrés laboral, superando a países como China (73%) y Estados Unidos (59%), ¿tú sabes qué es?

De acuerdo con el libro “La organización del trabajo y el estrés”, de Satvroula Leka, Amanda Griffiths y Tom Cox, de la Organización Mundial de la Salud (OMS), hay una confusión entre presión o reto y estrés. Mientras que la primera es la acción que mantiene alerta al o la trabajadora, con motivación y en condiciones de aprender; el estrés aparece cuando esa presión es demasiada o difícil de controlar, por lo que termina perjudicando la salud y los resultados en el trabajo hecho.

“El estrés es potencialmente contagioso, ya que estar cerca o visualizar a otras personas en situación de estrés puede aumentar los niveles de cortisol de la persona observadora”. –Instituto Mexicano del Seguro Social.

El IMSS define el estrés como un conjunto de reacciones físicas y mentales que las personas sufren al verse sometidas a diversos factores externos que superan su capacidad para enfrentarse a ello. El estrés puede verse reflejado debido a cinco causas: trabajo, finanzas personales, violencia, tráfico vehicular o problemas con tu pareja o familia.

Mientras que el estrés laboral sucede cuando la presión en el trabajo satura tanto el cuerpo como la mente del o la trabajadora, ocasionando además de afectaciones en su salud, un desequilibrio entre lo laboral y lo personal.

Para identificar si estamos bajo estrés laboral debemos poner atención en la ansiedad, el miedo, la irritabilidad, el mal humor, la frustración, el agotamiento, la impotencia, la inseguridad, desmotivación e intolerancia, esto en cuanto a las emociones. En la conducta se puede ver una disminución de la productividad, los errores se vuelven más comunes, la tendencia a reportar una enfermedad aumenta, se vuelve difícil hablar o hay risa nerviosa, también aparecen los tratos bruscos o el aumento en consumo de alcohol, tabaco u otras sustancias.

También puede haber síntomas cognitivos como una dificultad en la concentración, hay mucha confusión u olvidos, los pensamientos efectivos disminuyen, así como la capacidad de solución de problemas o de aprendizaje.

Y en el cuerpo el estrés laboral se puede reflejar con dolores de cabeza, de espalda o cuello, malestares estomacales, fatiga, infecciones, palpitaciones, respiración agitada, músculos contraídos, agotamiento, aumento en la presión, obesidad, problemas cardiovasculares, problemas de sueño y deterioro en la memoria.

El estrés laboral puede aparecer por tareas monótonas o desagradables, por un ritmo acelerado en el trabajo, exceso o escasez de éste, plazos urgentes de finalización, horarios estrictos e inflexibles o imprevisibles, largas jornadas que no te dan tiempo para tener interacción social, el trabajo nocturno, los cambios de turno, no poder participar en la toma de decisiones o la falta de control en el método de trabajo, ritmo, horario y entorno.

También puede detonarse al haber un desequilibrio en las perspectivas profesionales, estatus y salario, si hay acoso, intimidación o malas relaciones dentro del ambiente laboral, poco apoyo por parte del o la jefa, falta de definición de tareas, malas condiciones físicas del lugar del trabajo, falta de apoyo por parte de la familia o de la misma institución laboral cuando se trata de problemas familiares. Además, nosotras mismas podemos ser personas demasiado comprometidas, competitivas, hostiles o con falta de confianza, y esto ayuda a que nuestro estrés laboral aumente.

De acuerdo con la OMS, un trabajo saludable será donde se respeten las capacidades, recursos, grado de control sobre la actividad y apoyo de tus familiares, por lo que la empresa o institución debe respetar el nivel de presión que se te imponga.

Y las maneras de prevenirlo será a través de la ergonomía, definir y diseñar bien el puesto de trabajo, además de perfeccionar la organización. Asimismo, la educación y capacitación de la plantilla puede apoyar en la reducción del estrés laboral, así como desarrollar sistemas de gestión más sensibles y con mayor capacidad de respuesta.

¿Tienes estrés laboral?

A partir de 2019, la Secretaría del Trabajo y Previsión Social (STPS) indicó obligatoria la aplicación de la NOM 035, la cual exige propiciar un entorno organizacional favorable, además de proteger la salud mental de las y los trabajadores mexicanos, esto por medio de exámenes médicos y evaluaciones sicológicas a quienes tengan exposición a violencia laboral o factores de riesgo psicosocial. Por lo que las empresas e instituciones no sólo deben identificar los factores, sino atender las medidas de prevención.

El IMSS publicó un par de test donde por medio de preguntas podrás saber cuál es tu nivel de estrés laboral y la escala general de satisfacción laboral de tu empleo actual, por lo que si quieres saber si tú eres víctima de esta situación puedes entrar a las ligas.

No comments

LEAVE A COMMENT