Bienvenida a nuestro portal: contenido diario, auténtico e imparcial
 

Ajolote podría ser clave contra el cáncer; sorprende investigación de mexicano

¿Y si las similitudes y diferencias entre el metabolismo de un ajolote mexicano y de un cáncer tuvieran la respuesta para ayudar en terapias contra el segundo? Es parte de la investigación del doctor chihuahuense Hugo Varela Rodríguez, primera en el mundo.

El metabolismo es la reacción bioquímica que lleva una célula para poder continuar con vida y realizar sus funciones, algunas de ellas son para crear moléculas más complejas a partir de moléculas sencillas o descomponer moléculas complejas para crear unas más pequeñas, proceso durante el cual crea energía. La investigación analiza el metabolismo del ajolote y del cáncer.

“Todos los estudios de carácter metabólico son el tema actual, porque nos hemos dado cuenta que ciertos metabolitos son capaces de cambiar el comportamiento de las células”. –Hugo Varela Rodríguez.

El doctor en Ciencias en Biotecnología, Hugo Varela, quien desarrolló el trabajo de investigación en colaboración con el doctor Alfredo Cruz Ramírez en la Unidad de Genómica Avanzada (Langebio) del Cinvestav, señaló que en este primer borrador la intención es observar las similitudes en la regeneración que tienen el ajolote mexicano y el cáncer, que si bien no son idénticas, sí circulan por una ruta muy parecida.

Las células llevan sobre todo dos rutas, y en el caso del cáncer tiende a favorecer una llamada glucólisis, que es la que permite ir rompiendo la molécula de la glucosa para generar al final un producto que puede ser usado para generar energía ATP.

La otra, llamada ciclo de Krebs, representa la fuente más importante para obtener energía cuando las células ya están especializadas y cumpliendo una función, pero en el caso de las células del cáncer no lo favorecen, algo llamado efecto Warburg.

Explicó que este tipo de procesos lo llevan a cabo por ejemplo las bacterias y las levaduras para inflar el plan. Llevan un proceso de glucólisis en ausencia de oxígeno para producir dióxido de carbono y ácido láctico para fermentar el pan. La diferencia con el cáncer es que a pesar de que sí hay oxígeno hace la glucólisis, y esto le da ventaja en la generación de moléculas para hacerlas más complejas.

Los ajolotes, por otra parte, tienen también este efecto llamado Warburg, que favorece más una ruta que otra, aunque en menor medida que el cáncer. Sin embargo, aún falta establecer las diferencias entre uno y otro, pero significa un gran paso porque resultará en aplicaciones de terapias de medicina regenerativa en el futuro, y lograr ayudar a evitar el descontrol que deriva en un cáncer.

La idea nació porque alrededor de 2012 un grupo estudió el mismo circuito, pero utilizando más herramientas en ratones. Al final, la capacidad de regeneración pudo hacer que a los ratones les crecieran dedos que habían sido amputados, capacidad que ya tienen los ajolotes por su propia naturaleza.

El metabolismo se ha estado robando los reflectores, aseguró el doctor Hugo Varela Rodríguez, y en el caso de este estudio ya se había empezado a plantear algo parecido en los años 60, pero se enfocaban en las enzimas y terminaron dejándolo de lado. En la actualidad, con la tecnología que hay, se vuelve más sencillo estudiarlo.

Por ahora esta investigación que duró cuatro años en experimentos, un año en ser escrita y un año para someter y que al fin la publicaran en Frontiers in Cell and Developmental Biology sigue siendo el primer borrador y faltan hacer experimentos para reafirmarlo, sin embargo, se siente muy positivo al respecto.

Investigación del ajolote, resultado de un chihuahuense

El doctor Hugo Varela Rodríguez, quien en la actualidad está laborando como profesor de la Facultad de Enfermería y Nutriología de la Universidad Autónoma de Chihuahua, expresó que el talento chihuahuense en la investigación científica abunda, pero hacen falta programas, apoyo y recursos que apoyen estas investigaciones enfocadas a dar una mejor calidad de vida.

No comments

LEAVE A COMMENT