Bienvenida a nuestro portal: contenido diario, auténtico e imparcial
 

La gordofobia no es una patología, sino un acto de discriminación: Christian Ortiz

Un acto discriminativo y violento en contra de las personas con sobrepeso y obesidad es como debe ser entendida la gordofobia, producto de una cultura de la delgadez que se dedica a juzgar con saña, y que resulta en una agresión a veces escondida en “buenas intenciones”.

El psicoterapeuta Christian Ortiz, explicó que a pesar de que la palabra “gordofobia” suena como una enfermedad, es decir, como miedo irracional, la verdad es que se trata más bien de una actitud discriminante en contra de quienes ostentan un cuerpo que se sale de la norma de la delgadez.

“La gordofobia es resultado del supremacismo cultural de la delgadez”. –Christian Ortiz.

La gordofobia no es la única que es tomada erróneamente como una enfermedad, pasa lo mismo con otras falsas fobias como homofobia, lesbofobia y xenofobia, con las cuales las personas intentan escudarse en una patología para mantener una actitud discriminante, que desemboca en actos de violencia.

Al alejarse de la patología, la gordofobia puede existir desde el pensamiento, sentimiento y la conducta. Es decir, piensas algo acerca de las personas gordas u obesas, lo sientes y demuestras una actitud destructiva como violentar, humillar y juzgar.

Entonces se hace presente la jerarquización de lo que se cree es más válido en cuestión de peso y belleza, sobre todo realzando la figura de la mujer.

Cabe señalar que sobre el cuerpo femenino hay muchas más devaluaciones que sobre el cuerpo masculino. La mujer resulta mucho más discriminada, y en aspectos de gordura por lo general es tomada como la persona chistosa o buena onda, delimitando el carácter sólo por el físico.

En cuestiones como el empleo, por ejemplo, en la actualidad es común que quienes se encargan de hacer las entrevistas juzguen también con la mirada, y terminan sobreponiendo lo que creen es una bonita cara, ropa decente o una delgadez aceptable, por encima de las aptitudes laborales.

Esta cultura, donde cierta gente se cree con derecho a juzgar, se ha vuelto cada vez más fuerte con cuerpos fitness o musculosos, donde sienten, erróneamente, que al tener cierta delgadez o musculatura, ya poseen el derecho universal para hablar de los otros cuerpos, explicó Christian Ortiz.

Los concursos de belleza son también una práctica que debería ser erradicada, pues critican la figura femenina como exhibición de reses, estableciendo cánones de belleza imposibles de cumplir para la mayoría de las mujeres: cierta altura, cierta figura, cierta edad.

Sin embargo, esto no es más que el reflejo del capitalismo, el cual se maneja en diferentes directrices. Por ejemplo, al crear una expectativa inalcanzable en las mujeres, las hace sentir inferiores, lo cual causa tristeza. Esta tristeza empuja al consumismo, pues es usual que a las personas les guste desahogarse adquiriendo cosas o inclusive inscribiéndote a ese gimnasio al cual nunca vas a ir.

El aspecto de ser criticadas por otras personas te quita el derecho que tienes sobre ti misma. De saber y reconocer si realmente te sientes bien o mal sobre tu cuerpo, y la compensación llega cuando la tristeza te inunda.

Hay otra vertiente de las críticas que están falsamente disfrazadas de “preocupación”. Y es cuando llega alguien a decir que debes bajar de peso por tu salud, lo cual representa una hipocresía. ¿Por qué pensar en salud sólo cuando se ve la gordura y no cuando se notan otros vicios, como el alcohol o el cigarro? Pero se ven con el derecho de opinar sobre la imagen debido a la gordofobia, dijo Christian Ortiz.

Y mientras la gordura no daña a terceras personas, la gordofobia sí destruye vidas, ocasiona violencia de género, permite la agresión y solapa los juicios basados en falsos conceptos.

Lo cierto es que ni la gordura ni la delgadez son sinónimo de hermoso, aseveró, pues esto es un concepto abstracto. Nadie tiene por qué ofenderse por cómo somos o lucimos.

Empodérate: Christian Ortiz

Al final la única manera de superar la gordofobia será empoderándote a ti misma, desde tu trinchera. Tomar las decisiones que tú creas adecuadas, siempre acompañada de las voces profesionales y correctas. Pues una dieta no te va a garantizar delgadez.

Y un cuerpo delgado no va a garantizar una vida saludable.

No comments

LEAVE A COMMENT