Bienvenida a nuestro portal: contenido diario, auténtico e imparcial
 

Sólo 2 mujeres han sido presidentas de cámara de CCE, firman convenio HeForShe

México es de los países latinoamericanos con mayores atrasos en la igualdad económica y laboral entre hombres y mujeres, si esto llegara a cambiar el país aumentaría en 70% el PIB nacional. Cerrar la brecha de participación económica es una de las razones por las cuales el Consejo Coordinador Empresarial (CCE) firmó un convenio con el movimiento HeForShe de ONU Mujeres.

Por medio de seis compromisos fue como el Consejo Coordinador Empresarial y los 12 organismos que lo conforman firmaron el convenio con ONU Mujeres para ser parte del movimiento HeForShe, que se creó para que hombres y niños se involucraran y fueran agentes de cambio para la igualdad sustantiva, así como reivindicar los derechos de las mujeres y niñas.

“Para superar este problema es fundamental hacer un cambio sociocultural en la infancia, dejar de educarles factores diferenciadores a niños y niñas”. –Carlos Salazar Lomelín, presidente CCE.

El primero de ellos está enfocado a promover una mayor participación de las mujeres en los órganos y mecanismos de trabajo de los organismos empresariales. El segundo es avanzar en la transversalización institucional de la igualdad de género, con grupos de trabajo y agendas sobre inclusión en el sector privado.

Tercero, crear conciencia sobre la igualdad de género e inclusión, así como los impactos positivos que éstas crean en la organización de las empresas y los organismos. En cuarto, promover el uso y adhesión a las herramientas de autodiagnóstico para el CCE y organismos que lo conforman, como encuestas o talleres.

Quinto, generar acciones encaminadas a la eliminación de la violencia de género en los lugares de trabajo, como el acoso y el hostigamiento sexual, por ejemplo, manuales de prevención y combate, así como protocolos de denuncia. Y por último promover y apoyar mejores políticas corporativas de inclusión en México, siguiendo prácticas a nivel nacional e internacional, sobre todo en colaboración con recursos humanos.

En el Consejo Coordinador Empresarial el ejemplo de la desigualdad laboral es clara debido a que desde su creación en 1976, sólo dos mujeres han tenido representación como presidentas de cámara, con una diferencia de 15 años entre cada una. Sofía Belmar es la actual presidenta de la Asociación Mexicana de Instituciones de Seguros (AMIS), primera mujer además en ocupar este cargo en esta asociación señaló Carlos Salazar, presidente del CCE.

La adhesión al movimiento HeForShe es para abonar con esta problemática y empezar sobre todo por lo que Salazar llamó “su casa”, pues están conscientes que no podrán resolverla por su cuenta.

De acuerdo con “Una ambición dos realidades”, un estudio de Mx Women Matter, de Mckinsey & Company, 2018, entran a laborar el 37% de las mujeres y sólo el 10% tienen oportunidad de obtener un cargo ejecutivo. A pesar de que 9 de cada 10 mujeres y hombres quisieran convertirse en ejecutivos de alto nivel; pero la realidad es que 3 de cada 10 mujeres creen que van a llegar a lograrlo.

También se menciona que uno de los mayores problemas de la brecha en la inclusión laboral se debe a la poca consciencia que se tiene del tema, ya que sólo 1 de cada 4 hombres reconoce la baja representación femenina. Y 1 de cada 3 empresas no tienen objetivos ni programas para incrementar la participación de las mujeres.

Para las tasas de promoción, en los diferentes niveles, los hombres tienen más oportunidad para obtener ascensos, señala el estudio. Por ejemplo, un hombre tiene una oportunidad entre 420 de ser vicepresidente senior; en cambio las mujeres tienen una oportunidad entre 5 mil 200.

Y si el puesto es aún mayor, como pertenecer a un comité ejecutivo, un hombre puede tener una oportunidad entre 2 mil 300; mientras que una mujer sólo tendrá una oportunidad entre 200 mil.

Sofía Belmar, actual y primera presidenta en 80 años de la AMIS, segunda mujer a cargo de una presidencia de cámara dentro del CCE, expresó que históricamente la desigualdad laboral y de representación económica de las mujeres es un punto poco desarrollado, sobre todo porque aún se encasilla a la mujer en las áreas de crianza y cuidado.

Antes de la pandemia, el Banco Interamericano de Desarrollo estableció que sólo el 58% de las mujeres estaban activas en el mercado laboral, y ahora con la presencia de la Covid-19 se podría acentuar esta desigualdad.

Sin embargo, trabajar en el tema de la brecha laboral entre hombres mujeres no sólo es una cuestión social, sino de beneficio económico, aseveró Belmar. Si se redujera a la mitad esta desigualdad, aumentaría el PIB (producto interno bruto) per cápita en mil 100 dólares al año. Situación que puede empezar a cambiar por medio de convenios y movimientos como HeForShe.

Por su parte, Belén Sanz Luque, representante de ONU Mujeres en México, aseveró que las mujeres desarrollan un trabajo central en las economías, sin embargo, su representación está muy desproporcionada. Tan sólo de las universidades, las mujeres se gradúan más que los hombres, pero son estos quienes ocupan más puestos en las empresas.

Dijo que de las principales limitantes para las mujeres tiende a ser el trabajo doméstico y de cuidados, los cuales por lo general no tienen retribución alguna y no permiten su participación en la economía.

Aunado a esto, la Organización Internacional del Trabajo, puntualizó que el 60% de las empresas que están lideradas por mujeres tienen mejores resultados. Por eso la importancia de HeForShe, para visibilizar y concientizar al respecto.

HeForShe, una oportunidad para las trabajadoras

La brecha laboral y de oportunidades sigue siendo muy amplia en pleno 2020, sin embargo, con la presencia de la pandemia, el futuro es incierto. ¿Crees que pueda cambiar pronto esta situación?

No comments

LEAVE A COMMENT