Bienvenida a nuestro portal: contenido diario, auténtico e imparcial
 

Gigante del Desierto es destruido para construir el muro de Trump: ambientalistas

El muro de Trump tiene en cuerda floja el ecosistema del desierto y la especie amenazada más directamente es el saguaro o Gigante del Desierto, un cactus que llega a vivir hasta 300 años y a crecer, muy lentamente, hasta 20 metros.

El 4 de octubre, en la cuenta de Twitter del ambientalista Laiken Jordahl (@LaikenJordahl) publicó un video tomado por el ambientalista Kevin Dahl, quien es integrante de la Asociación para la Conservación de Parques Nacionales en Arizona (NPCA), en él se puede ver un bulldozer que pasa sobre un cactus saguaro, destruyéndolo por completo.

Pon aquí una cita o algún dato interesante de lo que se destaca en la nota. Prácticamente esto es un párrafo con las comillas en click. No cambies este bloque. Si más adelante necesitas otro parecido, da click en las dos hojitas.

A partir de esa publicación, diversos medios estadounidenses pasaron la preocupación de la gente de Arizona por el poco tacto medioambiental que ha tenido el presidente Donald Trump en su carrera por terminar el muro que delimita la frontera de México con Estados Unidos, y entre los afectados directos están los saguaros, especies de cactus endémicos del Desierto de Sonora y de Arizona, los cuales aseguraron que han estado arrancando por decenas y que algunos d ellos tenían más de 100 años de antigüedad.

De acuerdo con Kevin Dahl, él visitó la sección del muro que pasa por Organ Pipe Cactus Nacional Monument (Monumento Nacional del Cactus Saguaro), en Arizona, y vio cómo los bulldozer, sin ningún cuidado, destruían a los Gigantes del Desierto, todo para reemplazar el muro actual por uno nuevo, más alto y reforzado. Sin embargo, señaló que para el Gobierno, pasar estas máquinas para tumbar los saguaros es más rápido y barato que sacarlos y trasplantarlos.

Indicó también que el CBP (US Customs and Border Protection) trabajan en esta zona a pesar de las varias demandas pendientes en su contra por la amenaza contra la tierra salvaje y las especies raras, además de haber recibido la advertencia del Servicio Nacional de Parques sobre el riesgo que corren 22 sitios arqueológicos.

Kevin Dahl, advirtió que este nuevo muro, además de la inminente destrucción de la flora, bloqueará el paso del berrendo de Sonora, gatos salvajes, leones de montaña, tortugas del desierto y otras especies que buscan el acceso al agua y que tienen rutas migratorias pasando por esta zona. Aunado a que las luces que pondrán, las cuales son parecidas a las que se usan en los estadios, afectarán el comportamiento de los murciélagos y otros animales nocturnos.

Desarrollar el proyecto del muro fronterizo es renunciar a leyes ambientales que se aplican usualmente a otros proyectos federales. Es decir que aunque quienes hacen el trabajo buscaran hacerlo de la mejor forma, en realidad no es necesario, aunado a que no hay transparencia en el proceso, señaló el ambientalista.

En Twitter se pueden ver diversas cuentas de personas que muestran su molestia por esta situación, como Russ McSpadden, quien en su publicación muestra una toma aérea de la zona y señala que “la única emergencia nacional aquí es la paranoica xenofobia de un narcisista y de la agencia federal que sigue sus órdenes”.

El ambientalista Laiken Jordahl mantiene una denuncia constante con la publicación de fotografías, donde se puede ver claramente cómo los saguaros están tirados en el piso, marcados con “x”, sin ningún cuidado.

A partir de este movimiento en pro del ecosistema del Gigante del Desierto, la CBP tuitetó a su vez que tanto esta instancia, como los Servicios de Parques Nacionales (NPS) y la Usace (Cuerpo de Ingenieros del Ejército de Estados Unidos) trabajan para proteger el medio ambiente durante la construcción del muro, y que hasta la fecha de publicación, el 11 de octubre, habían trasplantado 110 especímenes.

Saguaro o Gigante del Desierto, especie amenazada, protegida en México

El saguaro, o Carnegiea gigantea, es una especie de cactus endémico de Arizona y el Desierto de Sonora. Tarda 30 años en alcanzar 1 metro de altura, y después de eso crece de 2.5 a 3 centímetros por año, hasta alcanzar los 20 metros de altura. Los ejemplares más grandes pueden tener entre 200 a 300 años.

Estos cactus son usados por los pápagos, indígenas del desierto, quienes usan el tronco como material de construcción de viviendas. Además de comer los frutos, flores y semillas.

La especie se encuentra amenazada, por lo que en México, por parte de la Semarnat (Secretaría de Medio Ambiente y Recursos Naturales), está protegida por medio de la NOM-059-SEMARNAT-2010.

LEAVE A COMMENT