Bienvenida a nuestro portal: contenido diario, auténtico e imparcial
 

Antibacteriales, fungicidas… ¿cuántas propiedades conoces de los productos de abeja?

¿Has escuchado hablar del propóleo?, ¿de la jalea real?, ¿del pan de abeja? Estos y más productos, llenos de diferentes propiedades benéficas para la salud, son creados por esos pequeños insectos que justamente este año fueron nombrados “El ser vivo más importante del planeta”: las abejas.

Raúl Chacón y Laura María Quiñones, quienes se dedican a la apicultura y a su pequeña empresa Apiarios del Cielo, comentaron que en cada cajón regular existen alrededor de 90 mil abejas, entre obreras, zánganos y la reina. Estos insectos se caracterizan por su sociedad muy organizada, pues dependiendo del tipo y de la edad, se les asigna un trabajo. Sin embargo, son las obreras las que tienen la mayor faena, pues se dedican a limpiar, cuidar de los bebés, crear el alimento, procesarlo, salir a buscar la materia prima y hasta como defensoras de su pequeño reino.

Pues bien, resulta que las abejas son las responsables de crear tanto el propóleo, como la miel, la cera y la jalea real, productos que son no sólo útiles para las personas, sino totalmente benéficos debido a sus muchas propiedades y usos.

Para empezar, el polen, proveniente de las flores, es recolectado por las abejas de manera diaria, y llevado a las colmenas. Éste puede ser recuperado por las personas de dos maneras: la primera es por medio de trampas puestas en la entrada de los nidos, las cuales limpian el polen que las abejas llevan en sus patas y la otra manera es esperando a que ellas lo trabajen y lo tengan listo. Los dos tipos de polen van a tener diferentes propiedades.

El polen, que son una especie de bolitas, contiene vitaminas, minerales, aminoácidos y proteínas, y cuando la abeja lo trabaja también tendrá enzimas. Van a ser de colores variados, pues cada flor tiene un color diferente; y las abejas se encargan de hacer bolitas para guardarlo en la colmena y alimentar con él a las otras abejas.

Laura explicó que el polen, al ser de origen floral y herbal, puede tener alguna reacción alérgica en ciertas personas, por lo que recomienda, si se va a consumir, primero probar un granito y así saber si se es sensible o no. Y para comerlo ya sea en frutas, yogur o solo, primero debe disolverse en un poco de agua, dejar que se haga una pasta y añadirlo a nuestros alimentos. Además, puede contribuir a aumentar la resistencia física y reducir la fatiga, así como a acelerar la curación. También es posible que te ayude con el estrés y a regular el sistema nervioso.

El propóleo proviene de las resinas de los árboles y las plantas. Las abejas lo usan para forrar los nidos ya que es antibacterial y fungicida, con él crean una zona estéril donde guardan su comida y crían a los huevos. Las abejas son seres muy limpios, por lo que todo lo que fabrican va a ir muy encaminado a estas características.

En las personas, el propóleo también funciona como fungicida y antibacterial, además de tener otras propiedades como antiinflamatorias, antibióticas, antioxidantes y remineralizantes. ¿Cuántas veces hemos ido con el médico por un resfriado y nos receta un jarabe con propóleo para la tos?

Al ser un combatiente de las bacterias, los hongos y los virus, el propóleo se puede usar para las quemaduras y las heridas. Raúl, explicó que éste es un elemento que se estudia mucho, pues inclusive es antitumoral y cicatrizante, además de tener propiedades analgésicas y funciona muy bien en contra de las caries. Quienes se dedican a la apicultura, dijo, mezclan la tintura de propóleo con alcohol para rebajarlo, porque es muy concentrado.

Las abejas nodrizas, aquellas obreras que son muy jóvenes para salir a trabajar fuera de casa, son las que se dedican a cuidar de las larvas, los huevos y las abejas más jóvenes. Ellas poseen una glándula en la cabeza de la cual segregan algo que conocemos como jalea real.

La jalea real es un complejo vitamínico natural tan importante que a la única que se le da el resto de su vida es a la reina, pues es la encargada de la sobrevivencia del nido. La jalea real contiene complejo B, carbohidratos, proteínas, minerales, y puede ofrecer su ayuda en la protección a nivel inmunológico, es decir: aumenta las defensas.

Si deseas consumir jalea real también podrá ayudarte con el rendimiento físico y mental, el mal funcionamiento digestivo, a recuperar el peso, aumenta la hemoglobina, si estás falto de energía y es una fuente de la eterna juventud, pues retarda los signos de envejecimiento. Es por esto que muchos productos de la cosmetología utilizan la jalea real.

Y un dato curioso que nos compartieron fue que vas a desvelarte y no quieres levantarte con cansancio, lo que puedes hacer es consumir jalea real antes de desvelarte y despertarás como una persona renovada.

Entre la lista de los productos hechos por las abejas también se encuentra la cera. Ésta son los cimientos sobre los cuales la sociedad de estos insectos trabaja, pues todo lo cubren y está hecho de cera, la cual segregan de una glándula que tienen en el abdomen y la trabajan para usarla ya sea creando los hexágonos para guardar la miel y el polen o para cubrirlos y crear una especie de cajitas donde prepararán su alimento.

La cera de abeja es antioxidante e hidratante, y tiene una gran cantidad de vitamina A, de hecho la base para los jabones, cremas y demás productos cosmetológicos es la cera, de la cual también sacan barniz, pinturas, tratamientos para el cuero y velas. Entre otras cosas nutre y humecta la piel, creando una capa protectora que tiene una leve cantidad de protector solar, y sirve muy bien para pieles sensibles, mencionó Laura. También puede darte brillo en el cabello y ayuda a prevenir el envejecimiento.

Y para finalizar nos hablaron sobre un producto casi secreto, que contiene un mayor aporte nutritivo que todo lo demás y que, mencionaron, no es muy difundido: el pan de abeja.

El pan de abeja no contiene abejas, sino que son estas las que lo crean alrededor de la zona donde crían a los huevos, las celdas las van llenando con una capa de miel y polen sobrepuestas, como si fuera lasaña, y que apisonan con la cabeza. Una vez creado y cerrado con cera lo dejan fermentar por días, ya que ellas lo tienen como reserva alimenticia. Contiene aminoácidos esenciales, ácidos grasos, carbohidratos, vitaminas del complejo B y azúcares.

Este alimento puede servir para aumentar la energía y se aconseja su consumo a quienes tienen una vida muy exigente, como choferes, quienes trabajan de noche o con empleos muy intelectuales. Ayuda a reducir el estrés y puede complementar tu alimentación. Además, incrementa el vigor, la resistencia al esfuerzo y la energía.

Cuida a las abejas, disfruta de las propiedades de sus productos y consume local

Ahora sabes que las abejas no sólo evitarán la extinción de quienes habitamos este planeta, sino que también son trabajadoras de gran calidad, cuyos productos nos aportan muchos y muy variados beneficios, por lo que Apiarios del Cielo, afirmaron que la mejor manera de obtener miel, propóleo, jalea real y todo lo hecho por las abejas lo mejor es acercarse a las y los apicultores locales, quienes exhiben sus marcas con etiquetas certificadas, y así evitar caer en estafas y consumir algo que al final no nos sirva.

Y si tú le tienes miedo a las abejas, comentaron que ellas lo único que buscan es seguir trabajando, por lo si tú no las molestas, por lo general ellas también te dejarán en paz.

No comments

LEAVE A COMMENT